Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
La ministra francesa de Asuntos Exteriores y Europeos, Catherine Colonna, en el Palacio del Elíseo en París, Francia, 26 de octubre de 2022. REUTERS/Sarah Meyssonnier/Archivo

Francia respondió a las amenazas del régimen iraní por las caricaturas de Charlie Hebdo sobre Ali Khamenei

La ministra de Exteriores, Catherine Colonna, dijo que en el país galo no existe el delito de blasfemia, por lo que está permitido criticar y satirizar los principios y los símbolos religiosos

La ministra francesa de Exteriores, Catherine Colonna, reivindicó hoy la libertad de prensa que hay en Francia, y no en Irán, ante las protestas del régimen de Teherán por el concurso de caricaturas que ha lanzado la revista satírica Charlie Hebdo para ridiculizar al líder supremo iraní, Ali Khamenei.

Preguntada por esas críticas de las autoridades iraníes, que este miércoles convocaron al embajador francés en Teherán para manifestarle su descontento por la iniciativa de Charlie Hebdo y decirle que responsabilizan al Gobierno francés de las consecuencias que eso tenga, Colonna hizo hincapié en que “en Francia hay libertad de prensa, al contrario de lo que ocurre en Irán”.

La ministra añadió que esa libertad se ejerce bajo el control de una Justicia “independiente”. Es decir, que no responde a las indicaciones del Ejecutivo del que ella forma parte.

Además, recordó que en Francia no existe el delito de blasfemia, lo que quiere decir que se pueden criticar y ridiculizar los principios y los símbolos religiosos.

Ali Khamenei y la tapa del último número de Charlie HebdoAli Khamenei y la tapa del último número de Charlie Hebdo

Por todo eso, señaló que “sería razonable” que se tuviera en cuenta el marco jurídico en el que ha desarrollado la iniciativa de la revista satírica, que el pasado 8 de diciembre lanzó una convocatoria a un concurso de caricaturas de Ali Khamenei para “apoyar” a “los iraníes que luchan por su libertad” y eso “ridiculizando a este jefe religioso de otra época”.

En estas semanas, Charlie Hebdo cuenta en su página internet que ha recibido más de 300 dibujos, varios de los cuales los ha publicado en línea, “así como miles de amenazas”.

En su tono habitual, la publicación francesa -que en enero de 2015 fue víctima de un atentado yihadista en su redacción en París en el que 12 personas fueron asesinadas y una decena resultaron heridas- ironiza sobre el hecho de que “todos los participantes han ganado su lugar en el infierno”.

Algunas de las caricaturas que recibió Charlie Hebdo por el concursoAlgunas de las caricaturas que recibió Charlie Hebdo por el concurso

La revista satírica anunció el 8 de diciembre una “competición internacional para producir caricaturas del líder supremo de la República Islámica de Irán”, a quien describió como “un símbolo del pensamiento retrógrado, la estrechez de mente y la intolerancia del poder religioso”.

En este sentido, pidió a caricaturistas que “apoyen a los iraníes que están luchando por la libertad ridiculizando a su líder religioso de otra época y enviándolo al olvido histórico”. “La ambición política del ayatolá (Ruholá) Khomeini de crear una República Islámica ha llegado a su fin, demostrando la absurdez de intentar gestionar una sociedad moderna con preceptos religiosos”, afirmó.

Por ello, Charlie Hebdo apuntó que “la libertad a la que aspiran todos los seres humanos es incompatible con lo arcaico del pensamiento religioso y el sometimiento a toda autoridad supuestamente espiritual, de la que Khamenei es el ejemplo más deplorable”.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, saluda a un grupo de ciudadanos al término de la procesión en honor a San Fermín.Ainhoa Tejerina.EFE
Leer más

Autoridades públicas en actos religiosos

De España: De otros países:
Total
0
Share