Firmas en contra de la obra de Fernando Bayona

El malestar del artista y la indignación por el ataque al fresco pintado por Fernando Bayona en la iglesia de Aldeahermosa, vino precedida de una importante polémica en la pedanía de Montizón por la exposición Circus Christi. En esa ocasión, se llegaron a pedir firmas en contra el artista. 

El ataque a un fresco, pintado en la parroquia de Aldeahermosa por  Fernando Bayona, dentro de un trabajo conjunto realizado en su época de estudiante de Bellas Artes, indignó a muchos habitantes de esta aldea de Montizón. El Ayuntamiento y el Obispado de Jaén, propietario de la obra, condenaron los hechos, además de organizaciones como Colega. Pero, igual que este hecho ha trastocado el pequeño núcleo de población (993 vecinos), fue controvertido otro hecho, también relacionado con Bayona. Se trata de la exposición “Circus Christi”, que se instaló en Granada, y que incluía escenas del Nuevo Testamento con prostitutas o pasajes ambientados en locales de homosexuales. A algunas personas de Aldeahermosa no les gustó que el autor de la polémica muestra fuera paisano suyo. Mucho menos que en la obra que sufrió el ataque, el Bautismo de Jesús plasmado en el templo de la aldea, la imagen del Hijo de Dios tuviera semejanza con la de Bayona. El propio artista afirma que, a raíz de la exposición de Granada, en la pedanía, “cuatro personas” recogieron firmas para tapar el rostro de Cristo, repintándolo con otros rasgos, que no fueran tan “similares” a los suyos o que, directamente, se ocultara la composición con pintura.

En esa ocasión, recuerda, la iniciativa no tuvo éxito alguno, ya que tan sólo este reducido grupo de personas solicitaba esta medida. A pesar de ello, no oculta que la situación que vive a raíz del ataque a su obra le preocupa, sobre todo, porque considera que, una vez dado este paso, se abre la puerta para que él mismo sea el que sufra una agresión. Lo cierto es que hay feligreses disgustados a raíz de la muestra “Corpus Christi” y con la idea de que el rostro del Cristo pintado se asemeje al de Bayona. Los autores, en definitiva, se limitaron a borrar la cara de la representación divina. Marcela Tendero, una vecina de Aldeahermosa, aunque no está de acuerdo en los daños infringidos en la obra de arte, sí admite que, tanto ella, como, en sus palabras, “otras muchas personas”, se sentían molestos porque la obra del polémico artista adornara la parroquia. Eso sí, esta vecina condena el sabotaje. La mujer, de nuevo asegurando que habla en boca de “numerosos vecinos”, no niega que sería bueno que, al repintar la imagen de Cristo en el altar, se tomara un modelo, a su juicio, de los que ya existen, “como ocurre en el caso de los Santos”. Eso sí, tampoco lo pide expresamente, al entender que no le corresponde a ella tomar esta decisión.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...