Finaliza la restauración de la iglesia tras una inversión de 90.000 euros

La reparación de cubiertas, la eliminación de humedades o la rehabilitación del artesonado son algunos de los trabajos realizados

La iglesia parroquial dedicada a Santo Tomás Apóstol de la localidad de Martínez muestra tras ocho meses de intensos trabajos de restauración interior y exterior, un nuevo semblante. La inversión de las obras realizadas ha ascendido a 90.000 euros, de los cuales un 33 por ciento han sido financiados gracias al convenio rubricado entre el Obispado y la Diputación y el resto, 60.000 euros, han sido aportados por la parroquia, que ha recaudado dinero entre los vecinos de diferentes formas (rifas, subastas y donativos). Esta cantidad se ha destinado a la reparación de la cubierta de la nave central del templo y la de la torre, entre otras mejoras, que incluyen el cambio de la instalación eléctrica. Debido a las filtraciones de agua que se producían en la iglesia debido al deterioro de las juntas exteriores por el paso del tiempo «se ha procedido también a un rejuntado estético con relieve», ha afirmado a esta redacción el cura párroco de Martínez, Fausto Martín Mancebo, que ha añadido que las obras en el interior también han sido importantes. Además, se ha pintado el atrio exterior y se ha cambiado la cubierta, que era de uralita, por una de madera; y se le ha añadido un enrejado antiguo. En el interior del templo, también se ha restaurado el artesonado de la iglesia y el púlpito y se ha pintado toda la iglesia.

Una vez concluidas las obras de la iglesia parroquial de Santo Tomás Apóstol, el párroco local ha querido llevar a cabo una inauguración oficial de las mismas, que se ha desarrollado el pasado fin de semana con la presencia del presidente de la Diputación, Agustín González, el alcalde local Adolfo Caselles y todos los vecinos de Martínez, que acudieron el pasado sábado a una misa y, tras la bendición de los campos, se procedió a la bendición del templo, tras las cual, las autoridades presentes y el sacerdote pronunciaron unas palabras. Una comida para todo el pueblo en el atrio de la iglesia en la que participaron todos los vecinos llevando viandas preparadas para la ocasión.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...