Falso milagro

Intentando tapar el cielo con la mano, el portavoz de los obispos ha querido minimizar el que último año cien mil personas menos han puesto la cruz en favor del “impuesto religioso” achacándolo a la crisis económica. Pero ¿no era ese mismo ex jesuita Martínez Camino el que gastaba millones en campañas en las que pedía pusieran esa cruz “porque no les costaba nada”?
 
La crisis de verdad es aquí la de una jerarquía eclesiástica, cuyos escándalos económicos, sociales y sexuales están haciendo que hasta los más lerdos desconfíen cada vez más de sus milagros. Máxime de algunos tan matemáticamente falsos como ese. Porque es evidente que al final esa retracción de impuestos obliga al Estado a aumentar la presión fiscal a todos, pagando los de la cruz y todos los demás ese “santo” fraude” del 0,7 al clero.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...