Expulsado el imán de El Ejido “por sus mensajes extremistas”

Son ya cuatro los líderes islámicos que España ha devuelto a su país de origen por vía administrativa

La Policía Nacional, en colaboración con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), ha expulsado este miércoles a Abdelouahab E., de 40 años y nacionalidad marroquí, que ejercía de imán de El Ejido (Almería) desde principios de este año y «lanzaba mensajes radicales en la mezquita y en grupos privados», según los investigadores; sobre todo entre los trabajadores de los invernaderos. Con este imán son ya cinco los líderes espirituales islámicos que España ha mandado a sus países de origen en el último año, mediante un procedimiento administrativo y todos acusados de «actividades contrarias a la seguridad nacional».

El Ejido es una de las localidades con más población musulmana de España (un tercio de sus empadronados), por ser desde principios de siglo el destino de los inmigrantes magrebíes que trabajan bajo los plásticos. Almería es —después de Alicante— la provincia con más porcentaje de extranjeros.

Abdelouahab se encontraba en situación irregular en España y ya había sido investigado por un delito de “adoctrinamiento por sus mensajes radicales”, según las mismas fuentes. Llegó a El Ejido desde Holanda en 2010. Ejerció como imán en la mezquita At Tawhid de Córdoba en 2017, gracias “a personas influyentes en ese centro religioso, también radicales por los postulados que defendían”, dicen los investigadores. Y regresó a Almería en 2018.

‘Cascada’ de expulsiones

Un mes después de la explosión de Alcanar (Tarragona) y de los atentados en Barcelona y Cambrils en agosto de 2017, Interior expulsó al imán de la cárcel de Zuera (Zaragoza), Fawas Nahhas, por relacionar el ataque con la participación española en misiones internacionales en una oración celebrada en la prisión. El imán de Logroño, Yassine Lafraiki, otro imán marroquí de 33 años fue expulsado el pasado mes de marzo, cuando apenas llevaba un año en Navarra, por ser “un predicador de ideología salafista-wahabí”. Como a la mayoría de ellos se le vinculaba con ONG Revival of Islamic Heritage Society (RIHS), incluida en las listas de entidades asociadas al Al-Qaeda y al Estado Islámico (Daesh) del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por ser una organización financiadora de Al-Qaeda”. Según la policía, “Lafraiki consiguió el dinero para construir un centro islámico en Corella», cuyas obras se pararon.

En septiembre fue expulsado el imán de La Rábita (Granada), denunciado porque transmitía un mensaje “muy extremista”, arengando a su comunidad musulmana a guiarse exclusivamente por la sharia –la ley islámica– y a no acatar las leyes españolas. Y ese mismo mes se tramitaba la expulsión de Mohamed Attaouil, líder islámico en Salt (Girona), que se encuentra recurrida y pendiente de ejecución.

En el caso de Abdelouahab, los mensajes «se volvían especialmente radicales cuando los difundía a grupos privados, donde vertía manifestaciones contra el ordenamiento constitucional, además de criticar la integración de los musulmanes en la sociedad española», aseguran los investigadores. Además, aseguran, en los últimos meses se había radicalizado aún más en su aspecto exterior, con la exhibición de numerosos elementos asociados al salafismo.

El expulsado, al que se le notificó su resolución de expulsión por estancia irregular en España, no podrá acceder a territorio Schengen por un periodo de cinco años. Su salida de España se ha producido a través del puesto fronterizo de Beni Enzar, en la ciudad autónoma de Melilla.

Precisamente en Almería, impulsado por el imán de la mezquita del casco histórico de la ciudad, Abdallah Mhanna, se puso en marcha en 2016 el Centro de Imanes de Almería, supuestamente para detectar los casos de imanes sin el nivel religioso y cultural correcto, sin papeles o sin conocimientos de la sociedad en la que viven, o con ideas fanáticas.

En su día mantuvieron conversaciones con la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE), que sigue manteniendo silencio ante estas sucesivas expulsiones. En Almería hay unas 40 mezquitas o centros de oración para más de 100.000 musulmanes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...