Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Estado laico

Hoy, todas las religiones y creencias tienen la misma dignidad constitucional

COMENTARIO: En realidad este modelo constitucional más parece un Estado pluriconfesional, que un verdadero Estado laico. Por una parte no existe una verdadera separación del Estado con las confesiones religiosas (es indiferente que la relación sea con la hasta ahora privilegiada católica, que con otras, como las indígenas o las evangélicas), la neutralidad del Estado para que se respete la libeertad de conciencia de cada persona debe llevar a una separación del Estado con cualquier creencia o convicción, sin embargo el presidente ha asistido a determinadas celebraciones religiosas vulnerando ese principio. Por otra, no parece que las convicciones no teistas reciban el mismo trato, lo que conlleva igualmente a una vulneración de la neutralidad estatal, como es caso de las convocatorias realizadas por el gobierno.  Dos deficiencias, que sin negar el avance respecto a un Estado confesional anterior, es necesario modificar para alcanzar un verdadero respeto a la libertad de conciencia y un verdadero Estado laico.


Una de las reformas fundamentales adoptadas en el país con la aprobación de la nueva Constitución Política tiene que ver con las relaciones, siempre dinámicas, complejas, entre el Estado y la religión. Tuvieron que pasar 184 años de vida republicana, nada menos, para asumir en el texto constitucional, finalmente, que el Estado boliviano es independiente de la religión.

Si bien la Constitución no señala de manera explícita, en su primer artículo, que el Estado es laico, la definición de este principio queda clara al asumir que “el Estado respeta y garantiza la libertad de religión y de creencias espirituales, de acuerdo con sus cosmovisiones”. Así, a diferencia del pasado, el Estado no se limita a reconocer, adoptar y sostener una religión “oficial”. Hoy, todas las religiones y creencias espirituales, sin exclusiones ni privilegios, tienen la misma dignidad constitucional.

¿Qué significa este cambio en relación al Estado? Para empezar, que se quiebra la relación de preferencia y amparo que se había establecido respecto a la religión católica, apostólica y romana. No hay que olvidar que la Constitución fundacional de 1826 adoptó la fe católica como exclusiva de la República, asumiendo que “el Gobierno la protegerá y hará respetar… con exclusión de todo otro culto público”. Tanto que hasta 2009, si bien había libertad de culto, el Estado sostenía a la religión católica.

Se modifica también el hecho de que ahora el Estado es formalmente neutro respecto a todas las creencias espirituales y religiosas, no apoyando ni oponiéndose a ninguna. Pero sin duda la transformación más relevante, a tono con el horizonte de la plurinacionalidad, tiene que ver con el hecho de que además de las religiones, sus dioses y sus iglesias, el Estado reconoce los saberes, cosmovisiones y sentires espirituales de las naciones y pueblos indígenas originarios. El cambio es sustantivo.

En ese contexto se sitúa la afirmación del presidente Morales en sentido de que ahora “todas las iglesias en Bolivia tienen los mismos derechos y los mismos deberes”. Pero no sólo las iglesias, sino también las creencias espirituales y sus prácticas. Así ocurre, por ejemplo, cuando se convoca a todos los líderes religiosos y espirituales. O cuando se celebran en el Palacio de Gobierno, en actos oficiales, ceremonias de la espiritualidad indígena, especialmente aymara.

Así las cosas, no deja de ser evidente que en las relaciones concretas del Gobierno y del Presidente con las iglesias hay diferencias. Por un lado, una reiterada confrontación con la jerarquía de la Iglesia Católica, a la cual se acusa directamente de colonialista y de servir a los intereses de la oposición. Por otro, vínculos más bien cordiales con las iglesias cristianas evangélicas, como Ekklesía, que acaba de nominar a Evo Morales como “líder de 2012 en Bolivia”.

Asamblea constituyente Bolivia

Archivos de imagen relacionados

  • Asamblea constituyente Bolivia

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share