Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Erigen en Helsinki capilla para que laicos se desahoguen

COMENTARIO: El laicismo no promueve este tipo de espacios. El laicismo promueve unas condiciones políticas, sociales, jurídicas, económicas,… que hagan posible la libertad de conciencia de toda persona. Es pues una concepción política respetuosa con la libertad de convicciones religiosas o no. Si existe gente que necesita un espacio libre de connotaciones religiosas para expresar o desarrollar sus convicciones, el laicismo defenderá su derecho a ello, siempre que no sea a costa del erario público, que debe ser neutral. Tampoco pensamos que otras expresiones tengan que copiar esquemas religiosos desacralizados, pero esa es una cuestión personal de quienes así lo quieran manifestar, como el caso de la catedral atea en Inglaterra. El laicismo promoverá la libertad de conciencia en todas sus opciones, siempre en igualdad, sin privilegios y con total separación del Estado, que debe ser neutral.


La capilla del silencio que se acaba de inaugurar en Helsinki, Finlandia, es un espacio laico pagado por la asociación de las iglesias luteranas de la ciudad. No hay curas, quienes escuchan a quien tiene necesidad de hablar son trabajadores sociales. El encargo lo dejaba claro. Se trataba de recuperar una idea religiosa para mejorarla: escuchar sin juzgar.

Se trataba también de que quienes necesitan ser escuchados no tengan que hacer colas frente a las oficinas sociales sentados y callados frente a otras personas que también esperan para que les escuchen. Un estudio finlandés, K2S, ganó el concurso en 2008, al tiempo que ganaba otro para realizar el pabellón finlandés en la Expo de Shanghai. Como aquel, este trata la madera como un material precioso, cálido, noble y cercano a la vez. Y espera llegar a la gente con una forma sencilla pero icónica. El proyecto es caro, una joya visible para la ciudad y un refugio para los más necesitados en medio de la zona más bulliciosa de la capital finlandesa: la plaza Narinkka, el lugar donde llega el metro al centro. Costó siete millones de euros y el trabajo realizado en ella es de ebanista. También de futuro. Se atreve a diseñar un refugio para la ansiedad existencial que devora a tantos occidentales fuera del territorio sagrado. Llega hasta el bullicio que esconde tantos problemas de la gente sin problemas de subsistencia.

Convertida en reclamo la capilla, que se abrió al público a finales de mayo, impone el silencio. Sirve al turista y al necesitado. Nadie levanta allí la voz. Es una llamada de atención. El cuerpo cilíndrico encierra solo la capilla. El acceso se hace por un prisma de hormigón y vidrio donde tienen una sala los trabajadores sociales. Ese prisma funciona de antesala también en las épocas de frío y nieve (más de medio año en Helsinki) y guarda los paraguas y los abrigos de quienes llegan hasta ahí. Se trata de preparar. También de despojar. De llegar hasta el silencio sin ruidos visuales y ligero de equipaje. (Texto Anatxu Zabalbeascoa / Fotos Antonin Alas y Tuomas Uusheimo)

Archivos de imagen relacionados

  • Espacio laico Finlandia ext
  • Espacio laico Finlandia int

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share