Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Entrevista a la directora de Las Niñas, Pilar Palomero: “En los 90 nos decían que Dios había creado a la mujer para acompañar al hombre”

Entrevistamos a la directora de ‘Las niñas’, película nominada a 9 estatuillas en la 35 edición de los Goya.

Un antiguo cuaderno de religión. El germen de Las niñas lo encontró la directora Pilar Palomero (Zaragoza, 1980) entre sus deberes de la EGB. “De ahí saqué los dictados que las monjas les hacen a las niñas en la película”, nos cuenta por teléfono sobre una de las escenas de su ópera prima en la que una religiosa hace copiar a sus alumnas: “La sexualidad forma parte del plan de Dios; la mujer fue creada para acompañar al hombre. Punto”. 

Estos recuerdos del comienzo de la adolescencia venían mezclados con otros un tanto contradictorios: los anuncios del “Póntelo, pónselo”, las Mama Chicho en Telecinco o los consejos para ligar con chicos de la Super Pop. Poco a poco, en la cabeza de Pilar Palomero se fue fraguando una película que ponía en imágenes esos mensajes tan contradictorios con los que nos educamos las niñas de los 90. “El que las mujeres hablemos de sexualidad es un fenómeno reciente, de hace unos cinco años. Por el pasado que ha tenido España la sexualidad femenina ha estado reprimida mucho tiempo”, explica.

¿Cuándo te empiezas a plantear el tema de Las niñas, la educación sexual de las mujeres de nuestra generación?

Las primeras conversaciones que recuerdo fueron con mis padres y amigas, recordando las Mama Chicho, lo que nos decían las monjas en el colegio, el “Póntelo, pónselo”. Ese fue el germen. También hice un trabajo de investigar en mis propios documentos, cartas diarios de la época o mis cuadernos de religión de EGB. De ahí saqué el dictado que las monjas les hacen a las niñas en la película. Cuando volví a leer esos cuadernos me chocó que en el 92 nos dijesen que dios creó a la mujer para que acompañase al hombre. Nos parece que éramos muy modernos pero no lo éramos tanto.

¿Se nos daba a las niñas de esa época mensajes contradictorios?

Por un lado, había un poso de una cultura muy conservadora y por otro, se nos daba el mensaje de que teníamos que ser mujeres independientes y no depender de nada. Mucha gente se da cuenta de que hemos recibido esos mensajes al ver la peli. No tiene que ver con el colegio de monjas sino la sociedad que había, era una sociedad enraizada en el pasado y provinciana. Todos cargábamos con esa mochila.

Es una película que mima los detalles y muchos parecen reales.

Sí. Muchos de esos detalles parten de mis recuerdos: fotos con mis amigas, las dedicatorias en las carpetas que nos escribíamos, sin ser nada conscientes. Por ejemplo, aquella que decía “si no bebes, no fumas y no follas, para qué vives, gilipollas”. O el recuerdo de sentarme a cenar viendo a las Mamachicho de Telecinco… Y también la educación que nos dieron las monjas, que en muchos casos hoy sería inconcebible. Por ejemplo, que te mandasen a la última fila de la clase porque tuvieses dificultades de aprendizaje.

Eso se refleja muy bien en las secuencias del coro, sobre todo con la que arranca la película.

Eso es verídico. Yo sé que las monjas nos dieron la mejor educación que supieron. Estaban convencidas de que era la mejor manera de educarnos y mi familia, de que era el mejor colegio. Todo el mundo tenía la mejor voluntad, pero era una época en la que no se daba importancia a la educación emocional.

Continúa leyendo esta entrevista en su fuente 20 minutos.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share