El TSJ de Valencia da 4 meses a Sanidad para readmitir a alumnos de la Universidad Católica en hospitales públicos

El tribunal valenciano falla a favor de la universidad privada dos años después de instaurarse la exclusión de los estudiantes del circuito de prácticas

La Conselleria de Sanidad tiene cuatro meses para facilitar la firma de un nuevo convenio con la Universidad Católica de València (UCV) que permita a los estudiantes de Ciencias de la Salud de este centro volver a hacer sus prácticas pregrado en hospitales de la red pública como se venía haciendo antes de la decisión tomada por el Botànic en el verano de 2016 de sacarlos del circuito público.

Así lo ordena la sentencia de la sección cuarta de la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) que ayer se hizo pública y que marca un antes y un después en la pugna que mantiene la administración del Pacte del Botànic y la universidad privada a propósito de las prácticas de los estudiantes en hospitales públicos.

La sentencia, dictada el pasado 19 de septiembre y que condena también a la Conselleria de Sanidad al pago de 7.000 euros en costas, responde a uno de los recursos que en su día interpuso la UCV contra la decisión del Consell de sacar del circuito de prácticas en hospitales públicos a los estudiantes de Ciencias de la Salud de la privada, tanto de la Católica, como de la Universidad Europea o del CEU. En esta ocasión, el recurso respondía a la negativa recibida a «informatizar» un nuevo convenio que diera cobertura, como hasta ahora, a las prácticas que se hacen durante el grado de los estudiantes de la privada en la red pública, derivados actualmente a centros y hospitales privados.

El tribunal echa por tierra los argumentos esgrimidos por la Conselleria de Sanidad para justificar su posición: que el sistema iba en contra del decreto 420/2015 que establece que un hospital solo puede acoger a estudiantes de una universidad y que existían flagrantes incompatibilidades de los médicos al contratar su tiempo de trabajo en la pública con entidades privadas. Según la sala, la ley de incompatibilidades no es extrapolable a este ámbito «porque se debe distinguir entre prácticas académicas y curriculares» y en estas últimas, los facultativos públicos no ven «interrumpida su actividad» por la asistencia de los estudiantes.

La Abogacía decidirá si recurrir

La batalla ganada por la UCV llega dos años después de que las conselleries de Educación y Sanidad anunciaran la exclusión de los alumnos «sanitarios» de la privada de los hospitales públicos. La Católica deberán esperar sin embargo a ver qué posición adopta la Conselleria de Sanidad desde la que ayer recordaron su disposición a «acatar las resoluciones judiciales».

Aún así, la sentencia admite recuro de casación que podría invalidar su puesta en marcha. Al respecto, fuentes de la conselleria aseguraron que una vez sean notificados, remitirán la sentencia a la Abogacía de la Generalitat para que se decida si se interpone o no recurso. La sentencia del TSJ es la segunda que pone en duda la nueva organización de prácticas impuesta por el Consell en 2016. A finales del año pasado, los tribunales dieron también la razón a la Católica por la anulación de los convenios que había vigentes con el consorcio del Hospital General.

A partir de ahí, la universidad demandó la vuelta de sus estudiantes de Enfermería a las prácticas en el centro público de la calle Tres Cruces. Desde finales del año pasado eran los únicos que seguían en centros públicos sin someterse a la nueva ordenación instaurada por Marzà y la entonces consellera Carmen Montón que sí permitió un periodo transitorio para que aquellos ya matriculados pudieran terminar sus estudios sin variaciones.

A cambio, las universidades privadas pagan por ellos un canon a la Universitat de València, que se está encargando de la contratación de los profesionales médicos. El recurso ahora resuelto no es el único que la Católica mantiene vivo en los tribunales.

El CEU espera un fallo similar

La universidad Cardenal Herrera-CEU también optó por llevar a los tribunales la exclusión de sus alumnos que, desde entonces, se reparten en hospitales privados. De hecho, el vicerrector de Desarrollo Estratégico y Comunicación de la Universidad CEU Cardenal Herrera, José M. Amiguet, aseguró ayer, tras conocer el contenido de la sentencia del TSJ que ellos también estaban «a la espera» de que el tribunal fallara «en el mismo sentido» en el recurso que en su día presentaron «dado que los argumentos esgrimidos y la situación es idéntica a la de la UCV. La lógica jurídica indica que esa futura sentencia irá en el mismo sentido que la que hemos conocido hoy».

«Estamos satisfechos y tranquilos con esta sentencia, y ello en la medida en la que la sentencia del alto tribunal se apoya y reafirma las tesis que ha defendido nuestra Universidad desde el principio sobre este asunto», añadió.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...