Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El socio ultra de Abascal en Hungría propone un referéndum homófobo para tensionar la Unión Europea

Para movilizar más a su electorado, el ultraconservador ha fijado para el mismo día de las elecciones la votación sobre educación sexual.

Viktor Orbán, primer ministro ultraconservador de Hungría, que a finales del pasado mes de enero visitó Madrid en el marco de la cumbre que Vox y su fundación Disenso organizaron con el objetivo de unir lazos políticos entre dirigentes ultranacionalistas europeos, ha propuesto un referéndum homófobo con el objetivo de tensionar las relaciones con la Unión Europea. En un contexto también en el que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha avalado el nuevo mecanismo que condiciona el desembolso de fondos europeos al respeto del Estado de Derecho.

De cara a las elecciones que Hungría celebrará el próximo mes de abril, Orbán, para movilizar más a su electorado, ha propuesto para el mismo día de las elecciones un referéndum sobre menores, reasignación de género y orientación sexual. En su formulación, las cuatro preguntas del referéndum presentan a las personas del colectivo LGTBI bajo una luz claramente negativa, llegando a vincularlas con consecuencias perniciosas.

Este plebiscito con claro tinte homófobo estará compuesto por cuatro preguntas. Estas son las preguntas a las que están llamados a responder los ciudadanos: ¿Apoya usted que en instituciones educativas públicas se realicen presentaciones para introducir a menores de edad en temas de orientación sexual sin la autorización de sus padres? ¿Apoya usted la promoción de tratamientos de reasignación de género para menores? ¿Apoya usted que se muestre a menores, sin restricción alguna, contenidos mediáticos de naturaleza sexual que puedan influir en su desarrollo? y ¿Apoya usted que se muestre a menores contenido multimedia que demuestre la reasignación de género?

Este referéndum ahonda en la aprobación que se produjo en junio de 2021 en el Parlamento húngaro de un paquete legislativo que prohíbe la “promoción” de la homosexualidad y de la reasignación de género ante menores de 18 años. Así, el Ejecutivo de Orbán pretende demostrar con esta votación a Bruselas que esta ley cuenta con apoyo social.

Contra ello se han puesto entidades de derechos humanos del país, como Amnistía Internacional Hungría y asociaciones LGTBI, que llaman a la población a boicotear el referéndum con votos no válidos que obliguen a anularlo por no alcanzar el umbral mínimo de votos emitidos correctamente, que está fijado en el 50%.

Estas entidades denuncian que la redacción de las preguntas “es intencionadamente manipulada”, y señalan que quiere usar para sus fines políticos la preocupación natural de los padres por la protección de sus hijos.

“Abuso de poder de Bruselas”

La sentencia del TUE sobre la condicionalidad de los fondos comunitarios ha sido reprendida por el presidente húngaro. Así, Orbán denuncia que es “la prueba de que Bruselas abusa de su poder”.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, ha considerado que la sentencia del Tribunal de Justicia europeo permitirá proteger los intereses comunes frente “rupturas” del Estado de Derecho. Por eso ha prometido “claridad” sobre la aplicación práctica de este instrumento que ha sido impugnado por Hungría y por Polonia. “Actuaremos con determinación”, ha remarcado Von der Leyen.

“Es otra presión contra nuestro país solo porque adoptamos nuestra ley el pasado verano”, ha recriminado Judit Varga, ministra de Justicia de Hungría. Por su parte, Orbán ya había acusado a las instituciones europeas de “luchar una guerra santa, una yihad del Estado de Derecho”.

Orbán y apoyo a Putin

Para añadir más tensión al tablero de juego, tras la sentencia del Tribunal europeo y la promesa del referéndum, Viktor Orbán también se posicionó en apoyo de Putin en el conflicto entre Rusia y Ucrania. En un primer momento, el líder ultraderechista apostó por “trabajar para garantizar que las naciones de Europa actúen solidariamente ante la amenaza de agresiones externas”.

No obstante, días después de esas declaraciones en la cumbre de nacionalistas organizada por Abascal, el primer ministro húngaro aseguró que ve posible un acuerdo entre Rusia y la OTAN en materia de seguridad. “Es posible una solución que garantice la paz y la seguridad de Rusia, y sea aceptable también para la OTAN. Confío en que se logrará”.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share