Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El proyecto de LOMLOE continúa la senda de un sistema dual y confesional

El Congreso, a iniciativa del Gobierno formado por PSOE y UP, debate estos días un proyecto de ley denominado LOMLOE que trata de derogar la LOMCE (2013) del PP, para, en parte, “volver” a la LOE (2006) del PSOE, con ciertas adaptaciones y recogiendo iniciativas de colectivos sociales varios: Tratará de restituir la capacidad de gestión de los Consejos Escolares de Centro e intentará incluir una mayor equidad a la hora de la distribución del alumnado en todos los centros sostenidos con fondos públicos… en suma, el actual gabinete en palabras de la ministra Celaá afirmaba… “defender una educación de calidad para garantizar la equidad y la inclusión, para que nadie se quede atrás y para que vuelva a funcionar la educación como ascensor social”,intenciones ratificadas por la portavoz del Gobierno, la ministra Mª J Montero… en la presentación del proyecto.

Celaá, en la defensa del Proyecto de Ley en el Congreso dijo: Hay que avanzar eliminando la segregación, esto es clave, es una cuestión muy, muy importante… Ningún niño o niña puede ser segregado al amparo de esta ley ni por razón de su posición socioeconómica ni por ninguna otra causahay que tratar que ello ocurra en todos centros sostenidos con fondos públicos. También en cuanto a la religión dijo que se mantiene tal cual estaba antes de la LOMCE, es decir, será de oferta obligatoria, no habrá asignatura espejo y la nota no contará como media. En cuanto a los centros que segregan por sexo dijo: “preferentemente se concertará a los centros que no lo hacen. ¡Ojo con este matiz!, de (preferentemente)

En el mes de junio, tras pasar por el filtro de sendos votos a la totalidad presentados por la derecha de la Cámara, el proyecto en septiembre ha pasado a debate en Comisión. Se han presentado casi 1200 enmiendas, incluidas algunos centenares de enmiendas de los partidos que sostienen al Gobierno o lo votaron. Más que una nueva ley, se trata de una reforma parcial de la LOMCE y de la LOE, de ahí su denominación.

Cuando esta revista salga a la luz, la ley orgánica seguirá en uno de los diferentes trámites parlamentarios correspondientes. A estas alturas, la ley está siendo enmendada, pero su perfil no distará mucho del proyecto inicial, cuya característica es que seguirá habiendo un sistema dual “público / privado, sostenido con fondos públicos y su carga confesional seguirá, de acuerdo a lo que marca el Concordato de 1979. Por más que los sectores políticos, patronales y sociales más reaccionarios, durante estas semanas, monten broncas de forma estratégica, como han hecho siempre desde 1983, para consolidar su intrusismo en el Sistema Educativo y, si pueden, “sacar más tajada”.

De hecho, la Conferencia Episcopal “negocia” con el Gobierno la posibilidad de introducir  en una supuesta asignatura de Valores (o similar) conceptos sobre las “creencias y el hecho religioso”, además de mantener (claro) la oferta obligada de religión confesional, según establecen los Acuerdos del 1979 y que imparten varios miles de “delegados diocesanos” (profes de reli) designados por los obispados y que han adquirido mayor estabilidad y garantía en el empleo que el profesorado interino, además de ventajas a la hora de opositar como funcionarios de carrera, gracias a las disposiciones 2 y 3 de la LOE (PSOE) que (evidentemente) la LOMCE (PP) mantuvo y que, por ahora, la LOMLOE mantiene en el proyecto de Gobierno y que nadie ha enmendado. Situación de privilegio laboral que ya han ratificado varios tribunales de justicia.

Alguien ha dicho durante estas semanas de tramitación que ésta…  es una reforma más de transición o desde el colectivo unitario: Redes por una nueva política educativa que agrupa a más de 40 entidades sociales y sindicales progresistas que “Si la LOMLOE se va a limitar a derogar los aspectos más negativos de la LOMCE y a hacer una declaración de principios que no se concretan en el articulado, no es nuestra ley”.

Ya no digamos la insatisfacción y hastío que hay en las más de setenta organizaciones que, desde hace más de dos décadas, impulsan la “Campaña por una escuela pública y laica – Religión  fuera de la escuela”, entre las que están Europa Laica… e Izquierda Republicana  (por ejemplo) que se concentraron el pasado 28 de octubre frente al Congreso, mientras se debatía -en ponencia- la Ley. Con la finalidad ILUSTRADA de exigir el cumplimiento de una Proposición no de ley aprobada el pasado 28 de febrero de 2018 por los partidos, entonces en la oposición, hoy en el Gobierno, con este contenido:

A-Garantizar el imprescindible carácter laico que debe revestir la Escuela como institución pública, dejando la religión confesional fuera del sistema educativo oficial, es decir, del currículo y del ámbito escolar.

B-Denunciar y derogar los Acuerdos del Estado español con la Santa Sede, así como los suscritos en el mismo sentido con otras confesiones religiosas, obligando al gobierno a proceder para el cumplimiento de ese mandato.

Mucho me temo que va a ser que NO. Los Acuerdos no van a ser denunciados, ni derogados, ni siquiera renegociados, al menos en esta legislatura, por lo que se percibe actualmente. Es más, (curiosamente) no figuraba en el “Acuerdo de gobernanza” para esta legislatura entre PSOE y UP, firmados el 30-12-2019. Tampoco en materia de Educación, se van a modificar o renegociar los Acuerdos de Cooperación de 1992 entre el gobierno y las confesiones evangélicas, judía e islámica, que obliga a ofertar estas religiones en todos los centros escolares y de hecho se hace y se imparte, allá donde hay demanda y, cuando –además- en algunas CCAA se trata de introducir como una especie de “cultura religiosa”, (aparte de la obligada oferta de catecismos o de Corán). Ello ocurre en un arrebato multi religioso, que se arraiga peligrosamente en ciertas políticas de centro izquierda, con la finalidad de sustituir, de forma deliberada, un modelo de enseñanza verdaderamente laico. 

***

Nada nuevo, salvo en el muy breve período de la II República, desde la firma del Concordato isabelino de 1851, el franquista de 1953 y los Acuerdos concordatarios de 1979… la diversidad de sistemas educativos, desde la ley Moyano de 1857, hasta la LOMCE, han estado cargados de un fuerte componente confesional católico y ahora también de otras religiones, cuyas consecuencias es, que se segrega al alumnado por cuestiones ideológicas, conculcando -en mi opinión- varias convenciones de la infancia, la DUDH y la propia Constitución, que aunque de forma ambigua de a las familias la potestad de elegir el modelo de educación que prefieran para sus hijos e hijas, (grave error cometido en 1978, concesión a la Iglesia y al antiguo régimen), la Constitución también establece el cumplimiento de dichas convenciones internacionales, además del 14 (muy clarito) y del propio 27 “de una educación integral y pleno desarrollo de la persona” (es decir una educación NO dogmática).

Sin embargo, en estos 41 años de democracia formal, tras la firma del Concordato del 79, que equipara la religión a cualquier otra asignatura y la LODE (PSOE) que establece la financiación pública de la Enseñanza privada confesional, la Constitución se ha ido desarrollando y aplicando, ley tras ley, hasta la LOMCE, para establecer una educación DUAL y confesional

El proyecto del actual gobierno de coalición no revierte esta situación. Es más, en mi opinión la podría agravar en tanto en cuanto se presentan propuestas y después enmiendas, para equiparar en obligaciones y derechos, aun más, a la red pública con la privada concertada (mayoría religiosa), mientras se consolida el artículo 108.4 de la LOE (PSOE) que establece: “La prestación del servicio público de la educación se realizará, a través de los centros públicos y privados concertados”. Grave error cometido en esa ley  y que los obispos venían persiguiendo desde los años ochenta.

De tal forma que, tras pasar por el Congreso y el Senado, cuando esta ley –previsiblemente- se publique en el BOE allá por el mes de febrero de 2021, seguirá habiendo un modelo dual (público / privado) muy consolidado, social y políticamente. Desde infantil 0-6 hasta la universidad, financiado con fondos públicos y, en parte, por las familias, (tanto en la red pública, como en la privada: extraescolares, refuerzos particulares,…) en base (claro) a los recursos de éstas, en una mezcla formal-no formal, que gravemente perjudica a los sectores más vulnerables y a los ámbitos rurales.

Otro nuevo ciclo en el marco de la historia de las decenas de sistema educativos españoles, cuando de comienzo la tercera década del siglo XXI… abocados, irreversiblemente, a una Era digital cada vez más consolidada y en manos privadas (multinacionales)…  que se quiera o no afectará fuertemente a la Educación.

Y esta ley (pergeñada por un gobierno de coalición de centro izquierda) habrá que reformarla (de nuevo) en muy poco tiempo, porque sigue estando diseñada en clave siglo XX y en algunas cuestiones en clave siglo XIX, sobre todo en los métodos de enseñanza aprendizaje, estructura y construcción de los centros y de las aulas, horarios… competencias digitales, currículo…  etc. etc. Y ello a pesar de que en la declaración de principios (y en parte del articulado) se habla de competencia digital, calidad, equidad, ecología y medio ambiente… pero de forma más retórica (como en todas las leyes desde la ley Moyano), que en la práctica. Por no entrar a valorar, su financiación que no queda nada clara y más en las actuales graves circunstancias económicas.

Y termino con una alerta, estoy preocupado porque este proyecto, tras los debates parlamentarios (ya que el gobierno de coalición depende, para sacarla adelante de partidos nacionalistas) consolidará aun mayores competencias para las CCAA, muchas de ellas en manos de partidos y coaliciones conservadoras y clasistas. El sistema educativo español está (ya) absolutamente desmembrado. Lejos de un Sistema armónico de un Estado Federal, como por ejemplo más cercano el alemán. Es un sistema que cada CCAA autónoma hace lo que le “viene en gana” y ello es muy grave, sobre todo en lo que respecta a la inversión y gasto, privatizaciones, currículo, titulaciones en FP, etc. etc.

Organismos internacionales muy solventes vienen advirtiendo sobre la alta mercantilización y privatización del sistema educativo español, de su rigidez, sobre ciertos métodos de enseñanza aprendizaje algo anticuados, sobre las enormes carencias en competencia digital y sobre la inversión y gasto global, que en los últimos diez años se ha reducido en casi un punto del PIB, afectando -mucho más- a la red pública.

Los sistemas con mejores resultados y más compensadores de desigualdades sociales e intelectivas son aquellos que potencian fuertemente la red pública. En mi opinión esta ley, a pesar de la retórica que exhibe, va por una autopista diferente… como las anteriores, esta vez con tímidas correcciones, más de forma que de fondo. Pero ésta es una opinión más, (quizá equivocada)… pero que ofrezco como método de análisis para la reflexión. Perdonad mi insistencia, pero yo seguiré abogando por una escuela única, pública y laica, que garantice una verdadera igualdad, algo alejada de lo que esta ley propone.

(*) Francisco Delgado, fue diputado en 1977,  senador en 1979. Presidente de CEAPA (1993-1997); miembro del Consejo Escolar del Estado durante 15 años. Fue presidente de Europa Laica (2007-2017) y, en la actualidad, coordina el área de Educación de esta Asociación (laicismo.org) / Publicaciones del autor relacionadas: “La escuela pública amenazada”. (1997). “Hacia la escuela laica”. (2006). “Evanescencia de la escuela pública” (2013). “La cruz en las aulas” (2015). A punto de editarse (2021): “De la Instrucción pública a la digitalización de la Enseñanza – España: 1820-2020”

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share