El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page (PSOE), y numerosas autoridades en la misa de despedida del arzobispo de Toledo

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha reconocido esta mañana la colaboración institucional y la calidad humana del arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez.

El jefe del Ejecutivo autonómico, que ha atendido a los medios de comunicación momentos antes de participar en la misa de despedida del arzobispo, ha asegurado que a “don Braulio lo vamos a tener muy cercano en el recuerdo” al tiempo que ha reconocido “años fructíferos en la colaboración entre la Administración y la iglesia”,

“Yo lo recibí como alcalde y recuerdo que planteó muy bien la vuelta del Corpus al jueves con lo que nuestra ciudad se reencontró con su fiesta mayor” ha recordado, a la vez que ha subrayado la fluidez de las relaciones con la Comunidad Autónoma.

“Es un buen amigo desde el punto de vista institucional y como persona merece todo el respeto y todo el cariño”, ha puntualizado el presidente autonómico.

page-despedida-arzobispo

Page junto con la alcaldesa de Toledo, presidente de la Diputación, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha y representantes del Ejército, Policía y Guardia Civil. A la izquierda, Paco Núñez.

En la misa estuvo también el presidente del PP regional, Paco Núñez, quien ha apostado este sábado por reconocer desde las instituciones la importante labor social y cultural que realiza la Iglesia Católica en la región.

Núñez ha recordado que vivimos en una región en la que, según el CIS, más del 73 por ciento de los vecinos se declaran católicos y en la que el 45 por ciento de los contribuyentes señalan la X a favor de la Iglesia Católica, por lo que es fundamental una institución que lleva a cabo una importante labor, no solo evangelizadora, sino también cultural y social. Y criticó al PSOE porque es el partido que «más ha atacado a la libertad religiosa, incluso por delante de otros partidos como Podemos o Izquierda Unida».

Braulio Rodríguez Plaza ha sido durante más de 10 años el arzobispo de Toledo hasta el pasado 27 de diciembre, fecha en la que el Papa Francisco aceptó su renuncia presentada al cumplir los 75 años de edad. Desde ese momento pasa a ser administrador apostólico hasta el próximo 29 de febrero, cuando monseñor Francisco Cerro Chaves tome posesión como el nuevo arzobispo. En ese momento Braulio Rodríguez será arzobispo emérito de Toledo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...