Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El ‘peluco’ del Papa de Putin

¿Se imaginan que el Papa Francisco apareciera en un acto en el Vaticano luciendo un reloj de lujo valorado en más de 30.000 dólares? ¿Qué pensaría la comunidad católica si, tras esa foto, vieran de nuevo una imagen en la que Bergoglio porta otro ‘peluco’ de 16.000 dólares? Pues pensarían los católicos que la persona que les representa y que tiene voto de pobreza no predica con el ejemplo e, incluso, que tiene mucho de farsante. No es el caso, afortunadamente para los fieles católicos, del Papa Francisco, quien lleva a cabo en su vida particular aquello que dijo de: “Mi gente es pobre y yo soy uno de ellos”. Un franciscano que sigue, adecuado a los tiempos que vivimos y al cargo que ocupa, las enseñanzas de su fundador.

Pero sí lo es de la máxima figura de la Iglesia Ortodoxa Rusa, el patriarca Kirill. Un líder religioso que se ha alineado totalmente con Putin y que justifica la invasión de Ucrania y la propia guerra. Kiril I tiene fama y rumores de ser un amante del lujo y en concreto, de los relojes de alta gama. Eso le ha traído malas pasadas en, al menos, dos ocasiones, al ser fotografiado en un encuentro con Putin luciendo en su muñeca un reloj Breguet que cuesta la friolera de 30.000 dólares y, en otra mostraba otro reloj de pulsera también de lujo y caro, un Ulysse Nardin Dual Time de 16.000 dólares.

El milagro del reloj desaparecido

 Al patriarca ruso y jefe de la Iglesia ortodoxa, se le descubrió una  gran pasión por los relojes de lujo, un “pecado” original que le viene de años. Kirill, izo voto de pobreza cuando tomó los hábitos de monje. La polémica generada cuando fue “cazado” con el lujoso reloj fue intentada ocultar de manera torpe. La foto original que dio origen a las críticas al verse claramente el reloj en la página web oficial del Patriarcado de Moscú, fue luego retirada retocada por los censores del “Vaticano” ruso y el reloj, milagrosamente, despareció de la muñeca de Kirill. Todo un “milagro ortodoxo”. Pero el censor fue tan torpe que dejó el rastro de la sombra del reloj sobre la mesa en la que Kirill fue fotografiado. Un chapucero estilista olvidó eliminar el reflejo del reloj en la pulida mesa de madera noble. Un 2×1, certificó que portaba un reloj de lujo pero que, al mismo tiempo, habían intentado ocultarlo posteriormente, engañando a los fieles, con un cutre “artista” del Photoshop.

Este hecho censor y chapucero inundó  las redes sociales. Tanta fue la dimensión que la propia oficina de prensa del Patriarcado se vio obligada a a declarar que una trabajadora novata del archivo gráfico lo borró “por error”.

Kirill apoya a Putin y justifica la guerra en Ucrania

Paradojas de la vida la foto con el reloj de marras fue tomada en 2009 el transcurso de una visita pastoral de Kirill I a Ucrania. Se da la circunstancia de que el líder de la Iglesia ortodoxa rusa está apoyando con fruición a Putin en su invasión de Ucrania. Entre otras lindezas justifica la ofensiva del Kremlin como una especie de cruzada contra un Occidente decadente. Cree el patriarca de Moscú que nos hallamos ante una Europa que ejemplifica  modelos de vida contra la tradición cristiana. Para ello no dudó en mostrar su homofobia poniendo como muestra de la decadencia occidental los desfiles gays. Piensa que lo que aconteciendo en la “relaciones internacionales” (no menciona la palabra “Guerra), va más lejos que la política ya que se trata de la “salvación humana” y del camino hacia donde irá la humanidad”.

Y es que en el sueño de un gran Imperio Ruso de Putin, entraría el poder contar con su propia Iglesia y un líder religioso afín y supeditado al nuevo Estado. Mientras ese sueño se hace realidad, el jefe espiritual, Kirill I, colecciona relojes por valor de varias decenas de miles de dólares. Todo un ejemplo de la corte de Putin, con buenos amigos entre los grandes oligarcas rusos.

Total
36
Shares
Artículos relacionados
Total
36
Share