El Papa y la España meapilas

El problemón de España es que tenemos que hacer la transición no desde el franquismo, sino desde el Concilio de Trento. Pido perdón, porque lo digo muchas veces, en todo un surtido de temas políticos, mas esta temporada atañe nombrarlo en sentido muy propio o directo, con lo de la visita del Beatísimo a Valencia (aunque no a los pobres y desheredados de Valencia, si ando bien informado). Se ve que lo de los pobres era cosa de Cristo, que está ya muy pasado, y no entendería el peso de la tiara y las tres coronas de Papa, Rey y Obispo.

        Si me preguntan qué es lo más difícil que hice en mis treinta años castrenses, suelo responder que negarme e impedir que los soldados de mi Compañía fuesen llevados forzosos a oír misa… cuando ya existía una Ley de libertad religiosa, además de la Constitución de 1.978. Tuve, incluso, que dar “parte por escrito” con fines penales de un teniente coronel capellán, por tal motivo. Y el digno suboficial valenciano Francisco Hernández aún sufrió arresto por cosa parecida. A no hablar del jefe de policía municipal de Vila-real, todavía más reciente. No se concebía, parece, función o fausto piadoso que no usara a la sufrida tropa como sirvientes de curas y obispos, para que éstos montasen su paraeta, incluida la música militona. Tendrá que ver con lo del trono y el altar. La cercanía del poder conforta (no al santo arzobispo salvadoreño Romero, ni a Helder Cámara, ni a monseñor Casaldáliga, ni a Ernesto Cardenal, pero ya se sabe lo mal vistos que éstos estaban por la curia de terciopelo y brocado, que dice Manolo Vicent), y ya ven qué bien rigió el eje Juan Pablo II-Casa Blanca de Washington, tan lejos de Jesús y Poncio Pilato.

        La dicha visita, en fin, por mor de unos gobiernos autonómico y municipal (que sin embargo no tienen otro dios que ganar Elecciones y conservar el poder) más meapilas que toda Roma, es ya un atropello a la ciudadanía de Valencia. Y no se trata sólo de que dilapidan nuestro money (también el de quienes no desean dar el suyo a la Iglesia, ver declaración a Hacienda), y que nos van a poner la ciudad en semiestado de sitio. Es que es obsceno e insolente que un puente crucial como el de Monteolivete se cierre ¡tres meses!, causando retenciones infernales de continuo. Es “mi puente”, Alcaldesa, Honorables, el que uso todos los días, que ustedes me latrocinan cuarto de año. Un expolio a la libertad de circulación que decuplica el de las Fallas. La Generalitat no tiene un duro, tras esquilmarla Zaplana, el Ajuntament nada en deudas, pero se gastan el oro y el moro para un exhibicionismo tipo ayatolá en un Estado no confesional. Mas la Iglesia, con tanta soberbia y pavoneo, se está equivocando. Cada vez nos mete menos miedo, cada vez nos cabrea más tanto sombrero de faraón y tanto tapar la pederastia. Un buen facha-Caruana les echaba yo, que los sentara en sillas de tijera. Si al menos fuese a ver, el Papa, las chabolas de al ladito, en Nazare…

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...