El obispo de Vitoria califica de «atraco» el conflicto laboral que «perjudica» a los colegios concertados y defiende la exención de la Iglesia del pago del IBI

El obispo de Vitoria Juan Carlos Elizalde ha considerado este martes «un atraco» y un «ajuste de cuentas» el conflicto laboral que desde hace dos cursos sacude a la red vasca de enseñanza concertada no universitaria, que en su mayoría son centros de credo católico. «Desde luego hay razones oscuras, está clarísimo. No responde a la búsqueda del bien social de nuestros jóvenes», ha dicho durante su intervención en el Fórum Europa.

Elizalde ha argumentado que esta red es «deficitaria» ya que recibe 2.886 euros por alumno, cuando la red pública gasta 5.436 euros por estudiante, según datos del Sistema Estatal de Indicadores de la Educación de 2018 citados por el prelado. «Esto es un drama, porque ¿quién paga el mantenimiento de los edificios, las obras, las actividades complementarias….?. Es injusto y es un atraco», ha insistido.

Elizalde ha afirmado que en el ámbito educativo, la Iglesia «ahorra» al Estado 3.324 millones de euros y da trabajo a 127.093 trabajadores, y ha reiterado que resulta «dramático» lo que sucede en la enseñanza concertada en el País Vasco.

Se ha referido también a la exención del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de los edificios eclesiales y ha negado que constituya un «privilegio» que se aplica solo a la Iglesia, ya que también se aplica para las sociedades sin ánimo de lucro y ha asegurado que cuando una propiedad de la Iglesia no esta dedicada al culto y genera actividad económica «se paga» dicho tributo.

Sobre los casos de pederastia con sacerdotes implicados, ha mantenido que la Iglesia es «la primera» en tomar iniciativas y «trabaja con transparencia, valentía y responsabilidad», y respecto al trato que dispensa la sociedad a las personas refugiadas e inmigrantes, ha destacado que una parte «actúa bien», pero otra «mira para otro lado. Es una vergüenza; el planteamiento es defensivo y narcisista».

Mientras tanto, el mediador pactado por sindicatos y patronal de los centros de iniciativa social de la enseñanza concertada vasca para desbloquear el conflicto laboral en el sector ha comenzado a trabajar y ha mantenido este martes una reunión con ellos y con el Gobierno vasco, en la que han acordado un «intenso» calendario de negociaciones para tratar de evitar la huelga anunciada en esos colegios.

El «facilitador» de Consejo de Relaciones Laborales (CRL)Iñaki Varas se ha reunido este martes en la sede del organismo socio-laboral en Bilbao con representantes de los sindicatos ELA, Steilas, CCOO y LAB -convocantes de la huelga de un mes organizada en el sector a partir del 7 de noviembre-, las patronales de la enseñanza concertada y el departamento de Educación.

En el encuentro, las partes han acordado un calendario de negociaciones, que incluye la celebración de reuniones mañana y pasado, así como la semana que viene antes del inicio el 7 de noviembre de la huelga convocada en el sector, han informado fuentes de los participantes. En los encuentros está prevista la presencia del departamento de Educación, pero mañana el mediador ha convocado a los sindicatos y a las patronales a dos reuniones por separado. El mediador ha pedido a las partes discreción sobre el contenido de las conversaciones con el fin de favorecer la consecución de acuerdos.

Desde los sindicatos convocantes de la huelga, fuentes de CCOO ha asegurado que las centrales pondrán todo su empeño para lograr los consensos necesarios. Por parte de UGT, sindicato que se desmarcó de las movilizaciones en el sector al no ser partidario de continuar con las huelgas, Arantza Agote ha valorado que las partes se vayan a reunir todos los días y ha apelado a la discreción de los participantes.

Por su parte, la viceconsejera de Administración y Servicios Olatz Garamendi ha señalado que en la reunión de hoy las partes «no han entrado en contenidos», sino que han acordado el calendario de las conversaciones. La viceconsejera también ha indicado que dado que se trabaja en el seno del CRL en buscar una solución al conflicto, «beneficiaría» al proceso que no hubiese filtraciones, por lo que «de ahora en adelante -ha dicho-, intentaremos no hacer declaraciones » al término de cada reunión.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...