El miedo a los radicales lleva a censurar actos tradicionales de los «Moros y Cristianos»

Después de la crisis de las viñetas y de la polémica autocensura a una ópera de Mozart, las tradicionales festividades de Moros y Cristianos, que llevan celebrándose muchísimos años, también han sufrido un serio recorte. Todo sea por no provocar la ira del Islam.

Primero, la ira de los musulmanes radicales llevó a censurar la libertad de expresión de los caricaturistas daneses. Después, el genial Mozart sufrió el miedo preventivo a las represalias de los radicales islamistas. Ahora, las tradicionales fiestas de los Moros y Cristianos de Alcoy han sufrido "recortes" en sus tradicionales programas de fiestas para no calentar los ánimos.

 

Tal y como informa Lucía Gadea para El País:

"En algunas poblaciones valencianas, las fiestas de Moros y Cristianos, que conmemoran la Reconquista, concluían con actos en los que la cabeza de Mahoma explotaba llena de petardos y el público aplaudía. A raíz de la polémica suscitada por la publicación de las viñetas de Mahoma, los organizadores de estas fiestas han empezado a suavizar y, en algunos casos, suprimir estos actos para no herir la sensibilidad de los creyentes musulmanes".

Pero el problema no sólo ha aparecido en Alcoy, ya que esta festividad tiene un arraigo de muchísimos años en toda la región. Tal y como cuenta Gadea:

"Así, los responsables de la organización de fiestas que conmemoran la Reconquista cristiana ya han empezado a modificar aquellos actos más críticos con el mundo árabe para evitar la controversia. Al menos en las poblaciones valencianas de Bocairent, Beneixama, Banyeres de Mariola o Alcoi empiezan a cambiar algunas cosas. Todas las fiestas concluyen con la reconquista de los cristianos, y en algunas de ellas se hacían actos contra una efigie que emulaba a Mahoma, y que terminaba con la cabeza por los aires o ultrajado".

"El caso más reciente se produjo en Beneixama, que celebra sus fiestas a principios de septiembre. Allí era tradicional, para conmemorar la reconquista, que la figura de Mahoma, con el cuerpo de herradura y la cabeza de cartón, le estallasen unos petardos en la cabeza cuando los cristianos asumían el control del castillo. Sin embargo, en esta última edición no explotaron. El alcalde de la localidad, Antonio Valdés, reconoció ayer que `no se trataba de un acto esencial, y cómo podía herir la sensibilidad de algunas personas decidimos evitarlo´. Hubo conquista pero sin agresión a Mahoma".

"En Bocairent, otro muñeco de cartón y madera que representaba al profeta es lanzado al vacío desde la almena del castillo, el público aplaude a rabiar, y luego una espectacular traca explota en su cabeza. En la última edición, que se celebró en febrero, momento de máxima tensión por la publicación de las viñetas, los cristianos lanzaron a Mahoma, pero no hubo petardos. En Banyeres de Mariola la figura de Mahoma es uno de los signos de identidad de la comparsa Moros Viejos que, hasta 1968, veía también cómo cada año le explotaba la cabeza durante el acto de la Embajada en la que el bando cristiano recuperaba la primacía del castillo. Los ataques a esta figura dejaron de practicarse por recomendación de la Iglesia Católica tras la aprobación del Concilio Vaticano. Otra localidad valenciana, Ontenient, ya se vio envuelta en la polémica, en 2002, cuando una comparsa de moros desfiló sobre una gran alfombra que contenía escritas unos suras del Corán por la que desfilaban los festeros".

"El patrón de las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy, Sant Jordi, mata a los moros, y en la procesión aparece una gran escultura del santo cristiano a caballo lanzando flechas contra los musulmanes. Sin embargo, este año los festeros pusieron una gran cantidad de flores para que no se vieran tanto los cuerpos ensangrentados de las huestes mahometanas".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...