Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El matrimonio infantil, ese atentado contra las niñas

El eterno círculo de la pobreza, la desigualdad de género y la falta de protección de los derechos de las jóvenes impiden su eliminación. República Dominicana lo ha prohibido a principios de 2021 pero sin consecuencias penales

En el mundo, la cifra de mujeres y niñas casadas antes de cumplir los 18 años alcanza los 650 millones; en América Latina y el Caribe, son 60 millones y más del 60% de ellas, pertenece al grupo más empobrecido y con menos recursos. Destacable es, además, que en República Dominicana, Nicaragua, Bangladés y 17 países del África Subsahariana, al menos el 10% de las jóvenes estaban casadas o en uniones antes de haber cumplido los 15 años, según un informe de Unicef.

Este indica que una de cada cuatro niñas en América Latina y el Caribe estaba casada o en una unión temprana antes de cumplir los 18 años. Resalta, que este índice se ha mantenido estancado durante los últimos 25 años, siendo la República Dominicana, el país que tiene las tasas más altas de la región de matrimonios infantiles y de embarazo temprano. Esto significa que un 36% de las niñas y adolescentes dominicanas se casan o se unen antes de los 18 años; y un 19,1% de las adolescentes, hasta los 19 años, ha estado embarazada alguna vez —tres de cada cuatro embarazos en adolescentes son consecuencia de una unión prematura—, según datos del Gobierno, de 2019. Una dura realidad para las niñas muchas veces abocadas a la miseria, a la falta de oportunidades y a la condición de vulnerabilidad.

El matrimonio infantil, niñas que son casadas con hombres mayores, ya sea de manera legal o lo que es conocido como uniones tempranas, tiene un impacto devastador, dado que la mayoría de las veces se trata de la vulneración de los derechos de la infancia y de una forma de abuso sexual y de explotación infantil. Las razones:

  • Despoja a las niñas de su infancia y se las obliga a asumir el rol de adultas y madres.
  • Conlleva a una alta probabilidad de una gravidez prematura que pone su vida y su salud en peligro por complicaciones en la gestación y en el parto, que son las principales causas de muerte en adolescentes entre 15 y 19 años.
  • Las niñas que contraen matrimonio antes de cumplir los 18 años corren un mayor riesgo de sufrir violencia doméstica (Girls Not Brides, 2019).
  • Tienen menos posibilidades de asistir a la escuela, dado que muchas abandonan la educación básica, lo que conlleva dificultades para acceder al empleo.

El poder legislativo de República Dominicana, a principios de 2021, ha aprobado la Ley 1-21 que prohíbe el matrimonio infantil, es decir, deja de ser aceptado legalmente, y promueve los derechos fundamentales de las niñas y adolescentes. De esta manera, se cumple con los compromisos asumidos con organismos internacionales, que consideran este tipo de práctica como una forma de vulneración de los derechos. Aunque en la misma ley se recogen penas de reclusión menor de dos a cinco años, multas y anulación del matrimonio y se derogan artículos del código civil, esto no se ha incluido, de momento, en el código penal. Por lo que puede llevar a situaciones de impunidad e insuficientes consecuencias penales para los hombres adultos que se casan o unen con niñas y adolescentes.La prohibición del matrimonio infantil es una victoria de la sociedad

Yudelka Mancebo, educadora y responsable de género del Centro Cultural Poveda en República Dominicana, explica que el impacto de esta ley es positiva, un avance hacia la igualdad, un buen mensaje para el país. Sin embargo, esta ley no tiene el impacto deseado: se anulan los artículos del código civil que lo permitían, pero no se integran las sanciones en el Código penal, no hay condena para quienes no cumplan la ley.

Queda el reto de lograr su integración en el código penal, mecanismos de denuncia y persecución, sensibilización para que el Ministerio Público de manera transversal, ponga especial atención al Sistema Nacional de Protección, incluidos los Mecanismos Comunitarios de Protección, para que se entienda la gravedad de estas uniones y rompan la propia naturalización que se le otorga a esta vulneración de derechos.

La nueva ley dominicana establece que “tiene por objeto prohibir que las personas menores de dieciocho años contraigan matrimonio, mediante la modificación y derogación de varias disposiciones del Código Civil de la Ley No. 659, del 17 de julio de 1994, sobre actos del Estado Civil”. La modificación del artículo 144 del Código Civil, expresa que: “Las personas menores de dieciocho años no podrán contraer matrimonio en ninguna circunstancia”.

La educación es una herramienta poderosa para acabar con este abuso de los derechos infantiles y para la construcción de un cambio de mentalidad cultural y machista arraigado y naturalizado, en cuanto a cerrar brechas de género presentes en todos los ámbitos de la sociedad dominicana. Como ejemplo, en 15 países del África Subsahariana, cada año adicional de asistencia a la enseñanza secundaria redujo considerablemente la posibilidad de que las niñas se casaran y fueran madres antes de los 18 años.La educación es una herramienta poderosa para acabar con este abuso de los derechos infantiles y para la construcción de un cambio de mentalidad

La Fundación InteRed, con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), en la provincia de San Cristóbal (República Dominicana), desarrolla un Convenio a cuatro años que contribuye al efectivo ejercicio del derecho a una vida libre de violencia de niñas, jóvenes y mujeres adultas. Su objetivo es incidir, desde la prevención, para reducir la violencia basada en género y disminuir la prevalencia del embarazo no deseado en la adolescencia, trabajando en el ámbito educativo, comunitario y municipal.

La prohibición del matrimonio infantil es una victoria de la sociedad. Con esta ley, República Dominicana avanza en los derechos de las niñas más vulnerables y da un gran paso legislativo en salvaguardar y proteger sus derechos, pero también es necesario erradicar estereotipos y prácticas sociales para vivir en sociedades más respetuosas con los derechos de todas las personas.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share