El lendakari Urkullu ensalza el trabajo de Cáritas como “referente social”

El lehendakari, Iñigo Urkullu, tenía una deuda pendiente con Cáritas. El pasado abril no pudo acudir a la inauguración del Centro Ariz de empleo para personas en riesgo de exclusión social, pero se comprometió con Carlos Bargos, director de la organización dependiente de la diócesis vizcaina, a ir en cuanto se lo permitiera su apretada agenda. Y ayer cumplió. Visitó los nuevos talleres, ubicados en el basauritarra barrio de Ariz, donde trabajan cuarenta personas en situación de desempleo de larga duración. Aprovechó la ocasión para ensalzar la labor que desempeña Cáritas desde su creación en Bizkaia. “Han pasado sesenta años y Cáritas sigue siendo un referente social de vanguardia en el compromiso de construir un mundo mejor ”, dijo. Para el lehendakari, “Cáritas es sinónimo de compromiso, entrega y solidaridad”, y aseguró que son “un referente de trabajo por el bien común”; un referente conseguido, según el máximo responsable del Gobierno vasco, gracias “a la transparencia y al buen hacer, unidos a la incidencia social de vuestra red de voluntarios que os ha colocado a la cabeza de la solidaridad en Euskadi”.

Urkullu dijo que “Cáritas es el corazón de la Iglesia, pero en Euskadi, gracias a vuestro ejemplo y compromiso habéis ganado los corazones de toda la sociedad vasca”. Según el lehendakari, “pocas instituciones despiertan tanto respeto, reconocimiento y adhesión como Cáritas”. Este respeto se basa, a juicio de Urkullu, “en la labor silenciosa y constante volcada en los últimos años en las personas en riesgo de exclusión e incluso en las personas olvidadas”. No quiso acabar su intervención sin agradecer el trabajo de “los miles de voluntarios” de Cáritas, “cristianos comprometidos”.

DESIGUALDAD El director de Cáritas, Carlos Bargos, agradeció la visita del lehendakari “porque es un impulso para mantener nuestras actividades y nuestra ilusión”. Bargos recordó que la entidad que dirige se “esfuerza por proteger a las personas más frágiles”. “Nos sigue preocupando”, dijo, “que todavía vemos mucho sufrimiento, aislamiento y carencias”. Y dejó bien claro que “nos preocupa la pobreza, pero ante todo la desigualdad, por indigna y por injusta”.

Por su parte, el obispo Mario Iceta dijo que “estamos en un lugar donde queremos comprometernos con la justicia con corazón”. Porque, según él, “la ayuda a las personas que no encuentran trabajo es una cuestión de justicia con misericordia”, y aclaró que “la justicia sin misericordia no sería humana”. El obispo de Bilbao abogó por “trabajar juntos” con las administraciones “ante este problema humano y social de especial trascendencia”. “Queremos”, dijo, “contribuir a que las personas en situación de pobreza salgan”.

Finalmente, el alcalde de Basauri, Andoni Busquet, agradeció a Cáritas “por seguir el camino de apoyo a los más desfavorecidos”. Tras las declaraciones, el lehendakari mantuvo una reunión con los responsables de Cáritas para conocer sus proyectos y necesidades.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...