El laicismo ¿un principio sagrado hasta qué límites?

¿Tenemos que volver a poner en tela de juicio los principios del laicismo a la francesa? En absoluto.

Algunos vuelven a replantear la cuestión del laicismo , principio , sin embargo, constitutivo de la República: ¿ hay que aplicarlo de manera flexible, reconociendo un sitio a cada culto ? o ¿ de manera intransigente?. Tanto la Izquierda como la Derecha están divididas dentro de sus propios partidos.

¿Cúal es la puesta? Después de la tragedia de Charlie Hebdo ¿cómo anclar el laicismo en la sociedad? ¿Hay que volver a poner en tela de juicio el laicismo?

A raíz de los atentados de terroristas que se supone  procedían de organizaciones fundamentalistas y después de las  reacciones por parte de alumnos y estudiantes que en ciertos establecimientos escolares  se negaron a observar el minuto de silencio en memoria de las víctimas de dichos atentados , la cuestión del laicismo salta de nuevo a la actualidad.

François Hollande dirigiéndose al personal de educación ha pedido que el laicismo sea «explicado, desarrollado, enseñado; el laicismo no es el olvido de las creencias o cualquier conflicto con las religiones». Su ministra de educación Najat Vallaud Belkacem tiene que presentar el programa sobre el laicismo para los docentes. La idea es que no se debe andar con tapujos con el laicismo . Ya había dado el do de pecho Manuel Valls (el primer ministro) el 13 de enero de 2015: «¡Laicismo! ¡Laicismo! ………Mostrémonos orgullosos de ese principio nuestro puesto que nos atacan a causa del laicismo».

Por su parte, la Derecha pretende ir aún más lejos proponiendo que se prohiba llevar el velo en cualquier sitio.

Pero ¿ de qué laicismo se está hablando?
1. De un laicismo » abierto» que reconoce un sitio a cada religión institucionalizada ?

2. O de un laicismo que se aplicara de manera estricta siguiendo al pie de la letra el laicismo republicano, última muralla protectora frente al avance de las comunidades religiosas?

Los partidarios de un laicismo «abierto» consideran que los «estrictos» tienen una actitud demasiado » estigmatizante» en particular de cara a los musulmanes.

Los «estrictos» ven en sus oponentes como sepultureros de la ley de 1905 que define claramente la separación de la Iglesia y del Estado.

Es precisamente para evitar elegir entre uno u otro  que la ministra de educación ha definido con la palabra «obstáculos «tanto» el laicismo «abierto» o degradado aquel laicismo que abandona sus objetivos con pequeños retrocesos y pequeñas concesiones o chanchullos, así como el laicismo llamado de combate, el que estigmatiza el hecho religioso y que a veces es de hecho la máscara de la islamofobia». Esta declaración la hizo la ministra de educación en el Observatoire de la Laïcité (órgano creado por Jacques Chirac en 2007 y su misión es » formular propuestas sobre la transmisión de la moral laica «).

Dentro del partido socialista francés los hay por lo tanto que piensan que se han relajado demasiado  en los principios del laicismo .

Mientras que algunos  consideran que el islam es «compatible» con la República , otros son partidarios de una linea de separación absoluta y no quieren saber de ninguna religión.

En 2010 , bajo el gobierno de Sarkozy, en pleno debate sobre «la identidad nacional» sólo una parte de los diputados socialistas habían aprobado la ley prohibiendo llevar el velo integral en los espacios públicos, entre los cuales Manuel Valls defensor de un laicismo «exigente». Por su lado Nicolas Sarkozy se afana en hacer «propuestas urgentes» para armar el país contra lo que él llama una «guerra de civilizaciones». Sin embargo no todos los de su partido están de acuerdo  con lo que consideran como un laicismo «castigador» y que están más a favor de todo lo que pueda crear y mantener vínculos entre por ejemplo la escuela (laica) y las familias ( musulmanas).

El llevar, sí o no, el velo para las muchachas musulmanas en la escuela y/o en la universidad es otro tema candente ya que algunos responsables políticos consideran que debe estar prohibido llevar el velo en el colegio y el instituto pero permitido en la universidad ya que las estudiantes son mayores de edad. La prohibición de llevar la burka en los lugares públicos es un tanto ambigua tambien puesto que no queda claro para casi nadie si: es una prohibición de cara a la seguridad del estado (según el artículo 1 de la ley del 11 de octubre de 2010) o bien porque representa un símbolo de una religión, o bien porque es una señal de discriminación entre el hombre y la mujer.
__________________________________
Articulo escrito el  22 de enero de 2015,  sobre el mismo tema,  del periodista Laurent Joffrin director de redacción de Libération

Consenso

¿Tenemos que volver a poner en tela de juicio los principios del laicismo a la francesa? En absoluto.

Hay que recordar incansablemente que el laicismo se opone a los dogmas y que está fundado en la razón y la libertad de conciencia y que se basa en el pluralismo. Su postulado es la neutralidad del Estado republicano en materia religiosa y garantiza una protección de la libertad de cultos que pueden practicar sus ritos sin que el Estado se entrometa en  la gestión de sus asuntos.

Esta regla tiene un corolario: no se puede utilizar el laicismo como un arma antimusulmana así como lo hacen grupos imbéciles extremistas como el de «Respuesta laica». El islam es legal y debe beneficiarse por lo tanto del mismo estatuto que las otras religiones. De manera que la ley laica que prohibe llevar la burka en lugares públicos debe aplicarse así como la ley que prohibe llevar el velo islámico en las aulas. Pero, por otro lado la prohibición de ese mismo velo a las madres musulmanas que acompañan a sus niños en las excursiones escolares, es decir fuera de la escuela, sería una medida innecesaria y ofendente.

El verdadero laicismo supone una aplicación inteligente de los textos y exige un sentido profundo de consenso. El laicismo implica la preocupación de chocar lo menos posible con las conciencias de cada individuo.

Para los que tuvieran alguna duda al respecto que vuelvan a leer con provecho la » carta a los maestros» escrita por Jules Ferry, un hombre conocido por su exigencia ,  el 27 de noviembre de 1883. esta carta es un modelo de matices, de precisión  y de inteligencia, así como lo eran las intervenciones de Jaurès en los debates sobre la ley de 1905.

Ojalá nuestros responsables políticos se inspiraran de este laicismo auténtico.

__________________________________

Traducción de Libération para Laicismo.org de Veronique Disse

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...