«El laicismo es una religión celosa de la verdadera» Andrés Ollero Magistrado del Tribunal Constitucional

COMENTARIO: Con estos miembros del Tribunal Constitucional difícilmente vamos a avanzar en la aconfesionalidad del Estado. Personas que piensan que la verdad y racionalidad está en la religión, que se sepa las religiones parten de la fe, de las creencias, de la revelación, de la existencia de uno o varios dioses… Cosa que no parece muy razonable. Otra cosa es que haya quienes han intentado justificar que esa fe y esas creencias no eran contradictorias con la razón. Con tantas religiones como existen, el señor Ollero tiene claro cual es la verdadera, y además está tan preparado como para afirmar que el laicismo es otra, que además está celosa de la verdadera, por eso justifica que los símbolos religiosos sigan presidiendo las instituciones públicas. Sin embargo, para otras cosas es bastante olvidadizo, y no recuerda la violencia ejercida por su religión católica, apostólica y romana durante siglos…. En fin con un Tribunal Constitucional confesional no creemos que se pueda defender la aconfesionalidad proclamada en la Constitución. Una vez nos encontramos con papel mojado.


Andrés Ollero (Sevilla, 1944) presenta esta tarde en el salón de plenos del Ayuntamiento de Granada su obra 'Religión, racionalidad y política'. El magistrado del Tribunal Constitucional, que fue casi 20 años diputado por Granada, habla de esos tres conceptos en una entrevista concedida a IDEAL.

-Las tres palabras que titulan su libro, religión, racionalidad y política, ¿cómo se llevan en el siglo XXI?

-Regular, porque padecemos un déficit de racionalidad. Muchos agnósticos consideran caprichosamente que la religión es irracional; no la tratan como acceso a la verdad sino como ejercicio de un poder ilegítimo.

-Benedicto XVI abrió su papado con una diatriba contra el relativismo. ¿Cuáles son sus males?

-El relativismo socava las propuestas de ética objetiva, pero nos deja como resultado un vacío. Da paso a un utilitarismo masivo; solo se reconoce valor a lo que sirve para algo.

-¿Es posible negar hoy en día la relación entre la religión y la guerra?

-Nadie puede negar la presencia de la religión en la guerra contra la enfermedad, el dolor y la miseria. Si se empareja con la irracionalidad puede degenerar en violencia; pero eso es culpa de la irracionalidad.

-¿Qué opinión le merece la cruzada laica contra los símbolos religiosos en instituciones públicas?

-Hay mucho clericalismo civil, que lleva a sacralizar lo público y convertir la política en una religión alternativa. El laicismo es una religión celosa de la verdadera.

-¿Por qué la relación entre religión y democracia despierta recelos?

-Por ese déficit de racionalidad que lleva a temer la verdad, como si fuera inevitablemente autoritaria. Pensar que la democracia consiste en que nada es verdad ni mentira, equivale a considerarla irracional y mentirosa. Una religión razonada debe servir para inyectar la racionalidad que tanto necesita nuestra sociedad.

-La renovación del Tribunal Constitucional se ha interpretado como un viraje hacia el lado conservador. ¿Puede fiarse la sociedad de un tribunal preso de esos vaivenes?

-Los magistrados piensan. Sería una tragedia que no tuvieran nada en la cabeza. Claro que es más costoso pensar que colgar etiquetas. A mí me trae sin cuidado las que me pongan.

-¿Habrá reformas constitucionales en esta legislatura?

-Siempre ha habido miedo a cambiar la Constitución. Cuando nos la hacen cambiar otros (Europa dos veces.) se hace con cierta rutina. No nos consideramos capaces de repetirla, por mucho que se la critique.

Andrés Ollero magistrado TC

Archivos de imagen relacionados

  • Andres Ollero
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...