El irremediable retorno de los obispos al espacio privado

Pero es un grave error mantener los privilegios económicos que los obispos del Vaticano obtuvieron a cambio de su participación en la represión franquista y el secreto de su existencia ante la opinión publica desde 1939.

"Una de las mayores dificultades para el desarrollo de la democracia en Europa, es la existencia de los arcana imperii con que se encuentran las nomenclaturas, las listas de candidatos hegemónicos en las elecciones democráticas" expresa Norberto Bóbbio en Tareas fundamentales de la Democracia. Traducido como "imperativos de Estado" por unos o Razones de Estado, por otros, constituyen parte del contenido que los Secretos Oficiales que los ganadores de las elecciones heredan y con los que tienen que contar en su acción de gobierno.

La escalada verbal de algunos obispos en corral ajeno, el sistema democrático español, que desde el absolutismo orgánico de las normas y estructura de la iglesia católica, pretende dañar la arquitectura de los poderes del Estado Español, está siendo contestada por la ciudadanía española, vasca, catalana y gallega, evidenciando la carencia de entendimiento y comprensión de una iglesia non aggiornatta, frente al indiscutible avance producido en la secularización y las entendederas de la ciudadanía en la primera década del siglo XXI.

La cúpula episcopal española, anima así la incubación de mentalidades para-nazis, mientras defiende a cualquier precio, en nuestro país, los imperativos de un Estado ajeno, El Vaticano, de Italia.

Bajo el pretexto de una moral antigua, que no parte de la asunción de sus responsabilidades históricas en la represión franquista del siglo XX, esa pretendida moral es solo una carnavalesca máscara, bajo la que ocultar muchas cosas, como las sotanas. Entre ellas, la lucha por el poder cardenalicio y el solideo de Roma, entre la Teología de la Inmanencia, que interpreta con mano de hierro, sesgadamente, la Congregación de la Santa Fé, antes Inquisición, y la Congregación mayor de sacerdotes, diecinueve mil doscientos jesuitas y religiosos, que se mantienen fieles al Concilio Vaticano II, o Teología de la Liberación; lo que autodenominan la iglesia de los pobres.

El compromiso histórico entre la iglesia de los pobres y los partidos y sindicatos de izquierdas, a cuya emancipación y bienestar aspiran ambos, podría ser uno de los pactos que han resultado mas útiles al progreso de las clases subalternas, que canta Raimon, objeto del humanismo racionalista de las citadas izquierdas.

Los Obispos del Estado Vaticano en España, como arcana imperii :La firma de los cuatro acuerdos firmados entre Marcelino Oreja y el Estado Vaticano, 1979, en sustitución del pacto de sangre, Concordato, de 1953, entre Franco y el Cardenal Gomá, han sido renovados este año por los acuerdos del gobierno socialista de España, con el gobierno absolutista del Vaticano.

Pero es un grave error mantener los privilegios económicos que los obispos del Vaticano obtuvieron a cambio de su participación en la represión franquista y el secreto de su existencia ante la opinión publica desde 1939.

Además hoy en España existen decenas de religiones que se sienten agraviadas por ese incomprensible trato de favor. La contestación de la ciudadania por todos los medios es inequívoca: condena de los acuerdos con el Vaticano y petición de la Reforma del Concordato, como arcana imperii que es, como impedimento al desarrollo pleno de la democracia, que diría el politólogo italiano, Norberto Bóbbio.

En 2004 el gobierno del PSOE heredó el Concordato, como un arcana imperii, entre otros atavismos que han ido gestionando, como patatas calientes que se han ido pasando de las manos de unos gobiernos a otros y nadie resuelto.

Así, los derechos a la universalización, a los republicanos también, de la Verdad, la Justicia y la Reparación históricas, vendría a ser otro arcana imperii, que Llamazares, De la Vega o Zapatero no han dudado en acometer con mucho pundonor

El Papado, desde Avignon primero o desde la romana colina Vaticana después, lleva rompiendo la enteridad, integridad de la Nación española, catalana, vasca o gallega así entendendida, como conjunto de ciudadanos, desde hace muchos siglos, Inquisición mediando.

Se entiende que ambos imperativos están relacionados. Que los Obispos del Vaticano, tienen la obligación de cesar en su invasión del espacio político español, en el reconocimiento de sus responsabilidades en la represión franquista, en la debida universalización de su concepto de caritas, que deben ayudar a la gobernación de quien tan generosamente les ha tratado en los últimos acuerdos gobierno-conferencia episcopal y cesar de inmediato en su ataque.

Elisa Serna, cantautora, ex-presa y represaliada política.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...