El Grupo Inmatriculaciones de Asturias reclama un listado “completo y veraz” de los bienes públicos inmatriculados por la iglesia católica

En una sala abarrotada de público, José María Rosell y Luis Fernández hablaron de ese “expolio monumental de bienes públicos” que son las inmatriculaciones que desde 1946 fue realizando la iglesia católica. La presentación corrió a cargo de Luis Miguel Piñera, responsable del Club La Nueva España de Gijón.

Intervino en primer lugar José María Rosell, coordinador del Grupo de Inmatriculaciones en Asturias (en el que se integra Asturias Laica), de la Coordinadora Estatal Recuperando, además de miembro de la ejecutiva de Asturias Laica. José María Rosell llevó a cabo un breve y esclarecedor repaso de todo el proceso de inmatriculaciones desde que una norma franquista de 1946 permitió a la iglesia católica y a sus obispos actuar como notarios y registrar a su nombre bienes públicos que estaban sin registrar y sin necesidad alguna de presentar título de propiedad hasta 2015 en que la norma quedó anulada.

Previamente aclaró que no se está hablando de uso de los bienes sino de propiedad de los mismos, que el objetivo inmediato del Grupo de Inmatriculaciones y de la Coordinadora Estatal Recuperando es conocer con exactitud la magnitud de lo apropiado, objetivo que no tiene ningún carácter ni confesional ni anticlerical (de hecho en la Coordinadora Recuperando se integran colectivos como Cristianos de Base o Redes Cristianas), sino que se trata defender el patrimonio público, en la línea de la defensa de lo público como la sanidad, la educación o las pensiones.

Por su parte Luis Fernández, presidente de Asturias Laica, centró su intervención en los pasos dados desde el Grupo de Inmatriculaciones para tratar de conocer el listado de lo inmatriculado en Asturias: el trabajo llevado a cabo con ayuntamientos, algunos de ellos comprometidos ya a recabar esa información y en la Junta General del Principado donde se registró, en la Comisión de Peticiones y Derechos Fundamentales de la Junta, una petición para conocer el listado de los bienes inmatriculados por la Iglesia Católica en la comunidad, (fue presentada en septiembre del 2017defendida en junio del 2018 y aprobada en ese mismo mes).

Señaló lo escandaloso de la respuesta que el colegio oficial de Registradores de Asturias dio a esa petición de la Junta General del Principado, firmada por la Decana del colegio: dos folios carentes de rigor, (“Nos encontramos con esta miseria: en Cangas de Onís hay un terreno inmatriculado, … en Villanueva de Oscos la vivienda del Monasterio y una huerta…) y además falsos, en la medida de que con datos facilitados al Ayuntamiento de Siero hay propiedades inmatriculadas que para nada se incluyen en ese “supuesto” listado de lo inmatriculado.

Por ello, la exigencia desde el Grupo de Inmatriculaciones de Asturias de un listado “completo y veraz” de las inmatruiculaciones llevadas a cabo en la comunidad desde 1978.  Y precisamente por eso, el Grupo de Inmatriculaciones ha registrado una nueva petición que recoge la protesta ante la información suministrada -“que no solo no permite cumplir el objetivo inicialmente expuesto, sino que carece del mínimo respeto, rigor y formalidad que corresponderían a la respuesta a una petición realizada por una Administración pública cualquiera y por un ente del parlamento Asturiano como la Comisión de Peticiones y Derechos Fundamentales”-, y la solicitud de que se reitere la petición.

A las intervenciones seguiría un no menos interesante debate

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...