El Gobierno madrileño investiga si la diócesis de Alcalá ofrece sesiones para “curar” la homosexualidad

La comunidad ha recibido varias denuncias tras la información publicada por eldiario.es. El obispado niega que realice este tipo de terapia

La Comunidad de Madrid investigará si el obispado de Alcalá de Henares ha incumplido la ley contra la homofobia al impartir unas sesiones que, según una investigación publicada este martes en eldiario.es, suponen «terapias para curar la homosexualidad». La diócesis oferta estos cursos en su Centro de Orientación Familiar Regina Familiae (COF), una institución episcopal que ofrece ayuda psicológica personal, familiar y de acompañamiento espiritual a las personas que lo soliciten. En una grabación oculta, un periodista se hizo pasar el 21 de marzo por «un joven confuso con su orientación sexual», y asistió a una primera consulta. «La atracción no hace justicia a lo que significa cuando os fijáis en alguien del mismo sexo» y «al final el cerebro responde a lo que le estás acostumbrado», son algunas de las afirmaciones de B. V., una doctora en biología que trabaja en la diócesis, que pueden escucharse en el audio. El COF de Alcalá ha negado que en sus instalaciones se den estas terapias.

El Gobierno regional ha anunciado que, tras haber recibido varias denuncias en el Registro General, abrirá una investigación para conocer si se ha incumplido la ley. Entre los denunciantes se encuentran las organizaciones Facua, la asociación LGTBI Arcópoli y el diputado y miembro de Más Madrid Eduardo Rubiño. La Consejería de Políticas Sociales, encargada de realizar la inspección, ha añadido que se trata de un proceso administrativo, no penal, y que de ser cierta la información que se ha publicado, la multa puede oscilar entre los 20.000 y los 45.000 euros. De momento, desconocen quién es el responsable directo de que estas supuestas actividades terapéuticas.

El obispado ha subrayado este martes en un comunicado que se trata de una «noticia falsa» con «acusaciones antiguas» y «un montaje teatral construido ad hoc, en el que un periodista haciéndose pasar por un joven que quiere cambiar su orientación pide ayuda en primera instancia, para provocar después una conversación manipulada referida a la ideología de género». En dichos centros, de los que disponen todas las diócesis de España, ofrecen sus servicios gratuitamente. Sobre estas «ayudas de acogida y orientación», la diócesis de Alcalá se ha defendido diciendo que no son terapias reparativas ni psicológicas.

El obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla, es conocido por sus discursos en contra de la homosexualidad. En 2012, Reig Pla defendió en una entrevista en Religión y Libertad que muchos «casos» de homosexualidad podían curarse «con una terapia apropiada» y con la «castidad». El obispo ha reiterado en varias ocasiones que no es homófobo.

Además de una sesión de «terapia», el periodista infiltrado añade que recibió material de lectura para trabajar en casa. Entre ellas se incluía el libro Terapias Reparativas, de Joseph Nicolosi, polémico psiquiatra estadounidense y fundador de la Asociación Nacional de Estados Unidos para la Investigación y Terapia de la Homosexualidad. «La mentira gay y la desinformación sobre este tema están llevando a muchos adolescentes y jóvenes a pensar que han de aceptarse y por lo tanto, se les está condenando a una vida de sufrimiento, de mentira, de degradación y de muerte. En lugar de ayudarles a descubrir y madurar su verdadera identidad, la masculinidad, se les condena a vivir una falsa identidad», es uno de los contenidos de los folletos que, según el reportero, le hicieron llegar por una cuenta oficial de correo electrónico de la diócesis.

Los cursos y terapias de carácter homófobas son ilegales y están penadas con multas de hasta 45.000 euros, según la Ley de Protección Integral contra la LGTBfobia de la Comunidad de Madrid. En 2016, los obispos de Alcalá y de Getafe calificaron la aprobación de dicha ley como «un ataque a la libertad de expresión y religiosa» y «un atropello a los idearios que inspiran la libertad de enseñanza».

B. V., la terapeuta del COF de la diócesis de Alcalá, que no figura en el Colegio de Psicólogos de la Comunidad de Madrid, es consciente de ello. En las grabaciones le explica al periodista que con «su ayuda» está corriendo un riesgo que puede pagar incluso con la cárcel. «En estos momentos estamos viviendo en España una dictadura con la ideología de género. Hay una ley en la Comunidad de Madrid que es precisamente en contra de la LGTBfobia. Yo te estoy intentando ayudar, pero sé que esto me puede traer consecuencias», asevera la trabajadora del centro. El reportero explica en el texto que acordó una siguiente cita en el Palacio Arzobispal el próximo día 23 de abril. Este periódico ha intentado sin éxito contactar con B. V.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...