Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El gigante de la homeopatía Boiron es demandado por engañar a sus consumidores con medicamentos basura

El Center for Inquiry (CFI) anunció la semana pasada que presentó una demanda contra el fabricante de productos homeopáticos Boiron porque, bueno, estafar a los consumidores está mal, vamos:

Partidarios de la ciencia han presentado una innovadora demanda contra Boiron, Inc. uno de los mayores fabricantes de productos homeopáticos del mundo, por engañar a consumidores vulnerables con productos inútiles disfrazados de medicina real. El Center for Inquiry (CFI), que lucha en nombre de los consumidores contra la pseudociencia, dice que Boiron hizo habitualmente afirmaciones falsas sobre lo que sus productos tratarán y curarán, induciendo a error al público sobre la absurda base pseudocientífica de los productos Boiron, e incluso mintiendo sobre los ingredientes que contienen sus productos.

“Los hechos no pueden ser más claros. Boiron se beneficia masivamente engañando a los consumidores en su momento de necesidad”, dijo el vicepresidente y asesor jurídico del CFI, Nick Little. “Boiron sabe que sus productos son basura sin valor, por lo que hace todo lo posible para ocultar la verdad con el fin de distribuir sus productos que no sirven entre los desprevenidos, los mal informados y los vulnerables. No se puede permitir que sigan saliéndose con la suya”.

Los practicantes de la homeopatía afirman, sin evidencia, que una sustancia que causa daño a una persona sana curará a cualquier otra que sufra el mismo tipo de daño. En los productos homeopáticos, los ingredientes “activos” son mezclas muy diluidas de las supuestas curas; el ingrediente acaba tan diluido que a menudo no queda literalmente ningún rastro de la sustancia original. Fabricantes como Boiron venden entonces cantidades minúsculas de los ingredientes ya increíblemente diluidos y prometen resultados asombrosos.

En su demanda, presentada al amparo de la Ley de Procedimientos de Protección del Consumidor del Distrito de Columbia, el CFI alega que Boiron vendió una plétora de productos materialmente idénticos, cada uno de ellos compuesto por píldoras y polvos de azúcar. A pesar de no tener ningún ingrediente activo científicamente detectable, Boiron prometió falsamente a los consumidores que cada artículo trataría y curaría una enfermedad, lesión o estado de salud concreto.

“Boiron vende pequeñas píldoras de azúcar con afirmaciones grandiosas. Es difícil de creer que alguien intente hacer pasar esta basura como una forma segura de tratar problemas dolorosos de la piel, curar problemas de salud mental, e incluso para contrarrestar la menopausia”, dijo el abogado del CFI Aaron D. Green. “Pero Boiron ha estado haciendo precisamente eso, engañando a los consumidores para que arriesguen su salud y desperdicien su dinero en sus falsos ‘medicamentos’. Es hora de que Boiron y todos los mercachifles de la homeopatía rindan cuentas“.

En su denuncia, el CFI señala que Boiron vende Saccharum officinale como un tratamiento para “la agitación nerviosa en los niños después de un exceso de consumo”.

“La mayoría de padres serían legítimamente escépticos de este producto si Boiron les dijera lo que realmente es Saccharum officinale“, dijo Green. “Azúcar de mesa”.

De esto es de lo que siempre se ha tratado, de defender no sólo a los consumidores, sino a consumidores que por su estado de salud se encuentran en un estado vulnerable del cuál predan los charlatanes. No sé si la demanda prospere, aunque si lo hace, el precedente que sentaría sería maravilloso.

El caso contra la homeopatía —y demás pseudociencias— es muy sólido cuando uno mira al cuerpo de evidencia (o, mejor dicho, a la ausencia de la misma), aunque una cosa muy diferente es ganar ese caso en los tribunales — de cualquier forma, el CFI parece convencido pues antes de esta demanda ya habían presentado acciones legales contra los megaminoristas Walmart y CVS, precisamente por poner productos homeopáticos en los pasillos de la medicina.

La demanda del CFI contra Boiron está disponible en línea, por si alguien quiere basarse en ella para adelantar sus propias acciones legales contra los charlatanes.

Total
10
Shares
Artículos relacionados
Total
10
Share