Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El embajador español en el Vaticano dice que nada perturba el viaje del Papa a España

Francisco Vázquez asegura que la visita obedece a la “voluntad del Pontífice” y que las relaciones entre España y el Vaticano son “magníficas”

Las relaciones entre España y el Vaticano son "magníficas y no hay ninguna cuestión que perturbe" la visita del Papa el 6 y el 7 de noviembre, un viaje que obedece a la "voluntad del Pontífice", aseguró hoy el embajador de España ante de la Santa Sede, Francisco Vázquez. En una entrevista a la agencia Efe, Vázquez indicó que el Papa "quiere ser peregrino en Santiago y consagrar en Barcelona la gran catedral del tercer milenio". Afirmó que el viaje de Benedicto XVI es para España una "gran satisfacción" y "demuestra la gran atención del Papa con nuestro país, ya que en cinco años lo visitará en tres ocasiones". "Es algo excepcional, ya que seremos el país más visitado por el Pontífice", precisó Vázquez (La Coruña, 1946), perteneciente al gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y que fue durante 23 años alcalde de su ciudad natal.

Vázquez se mostró convencido de que la visita será un "éxito" y subrayó que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero está "encantado con la misma, a la que le da, como siempre se ha hecho, el mayor apoyo y el reconocimiento institucional".

"El viaje se desarrolla en el mejor momento de las relaciones (entre España y la Santa Sede) y yo creo que va a apuntalar, muchísimo, la entrevista que el presidente Zapatero mantuvo en junio pasado con el Papa en el Vaticano", precisó.

Vázquez también opinó que va a ser una buena visita para la Iglesia española, "ya que los obispos podrán transmitirle sus preocupaciones, inquietudes y proyectos y el Papa podrá conocer in situ su situación y va a ver que es de absoluta normalidad". Respecto a las relaciones entre España y la Santa Sede, Vázquez no dudó un momento y dijo que "son magníficas, ya que no hay ningún problema".

"Yo creo que de aquí a final de legislatura, los acuerdos son totales. No hay ninguna cuestión que perturbe o preocupe a ambas partes. Han ayudado mucho los viajes del cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone, a España y la han consolidado la visita de Zapatero al Vaticano y la media hora de audiencia que tuvo a solas con el Papa", aseguró.

Añadió que a lo anterior se une el trabajo realizado por la ex vicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega, "la postura prudente" del cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y la venida del cardenal Antonio Cañizares a Roma.

"Todo ha ayudado a que, una vez superadas las tensiones que hubo con la ley del aborto, la situación sea desde hace muchos meses muy fluida, de normalidad y no haya problemas", agregó. Asimismo, puntualizó que en lo que queda de legislatura "no está previsto hablar ni de eutanasia ni de nueva ley de libertad religiosa, "no hay ningún proyecto de ley que pueda alterar ese escenario de tranquilidad".

Tras la salida del Gobierno de Fernández de la Vega, encargada de las relaciones con el Vaticano, Vázquez dijo que todavía no se ha decidido quién se dedicará a ello, pero que lo importante es que siga habiendo "un interlocutor único, con peso político, una medida que ha dado magníficos resultados".

Sobre si en la Curia romana hay recelos hacia España, aseguró que no, "al contrario, y prueba de ello es el viaje". Respecto a cómo se gestó el que será segundo viaje del Papa a España tras la visita a Valencia en 2006, contó que desde diferentes instancias religiosas y del Gobierno se le expresó el deseo de que acudiese a las dos ciudades, teniendo en cuenta que era el Año Santo Jacobeo.

El problema que se presentó era que ya tenía previsto viajar a Madrid en agosto de 2011, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, "y una visita anterior implicaría una atención especial hacia nuestro país por parte de un Papa que no es tan viajero como el anterior, lo que pudo levantar algunos recelos en la Curia".

"¿De dónde sale la decisión de realizarlo? Yo sigo plenamente convencido de que el Papa viaja por voluntad propia porque quiere peregrinar a Santiago, un viaje pendiente, que quiso realizar en 2004 junto a su hermano Georg y no lo hizo debido a una enfermedad de éste y que quiere hacer a lo largo de su vida", afirmó.

Preguntado por qué no recibe al Papa en Santiago el presidente Zapatero y sí lo despide en Barcelona, dijo que se ha considerado más oportuno que esté en la capital catalana y hable con él una vez que haya cubierto la visita y se haya reunido con la Iglesia española "y así tenga una mayor conocimiento de la realidad".

Consideró "sin fundamento" las críticas sobre lo que costará la visita y dijo que no se puede "comparar ese argumento falaz" con los beneficios que reporta, "incluso económicamente, que son muy cuantiosos e infinitamente superiores a cualquier tipo de coste, que son los propios de cualquier viaje de Estado".

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share