El Congreso tumba las enmiendas a la totalidad de PP y Vox a la ley de eutanasia del PSOE, que seguirá el trámite parlamentario

La ley de eutanasia impulsada por el PSOE sigue adelante en el Congreso después de que este jueves la Cámara haya tumbado la enmienda a la totalidad presentada por PP y Vox, en la que planteaba una norma de cuidados paliativos que sustituya a la proyectada por los socialistas. Desde Vox, de hecho, han calificado el planteamiento del PSOE como la «ley de la muerte».

El texto socialista busca reconocer el derecho a morir a las personas que padezcan una enfermedad o discapacidad grave que no tengan más opciones de tratamiento y que quieran voluntariamente, y respaldados por informes médicos, acabar con su vida e incluir esta práctica entre las prestaciones del Sistema Nacional de Salud para garantizar el acceso a todos los ciudadanos en condiciones de igualdad. Además, establece la posibilidad a los profesionales de la salud de apelar objeción de conciencia en caso de no querer realizar esta práctica.

Ya en febrero la propuesta socialista tuvo el apoyo de todas las formaciones excepto PP, Vox, Navarra Suma y Foro Asturias. Tanto la formación de Casado como la de Abascal apuestan por los cuidados paliativos porque es la forma «más adecuada y humana». Además, quieren dar importancia «al acompañamiento de las familias» así como al «auxilio religioso».

En Vox, por otro lado, se recurre a la para señalar que en el artículo 15 se protege y defiende el derecho a la vida y a la integridad física y moral, algo que desde el partido aseguran que se vulnera en la ley impulsada por el PSOE. Igual que el PP, los de Abascal optan por los «cuidados paliativos integrales».

«Es sencillamente espeluznante la naturalidad con la que hablan ustedes, en su ley, de lo que llaman prestación de ayuda para morir«, sostuvo desde la tribuna la diputada de Vox, María Ruiz, dirigiéndose al PSOE. El partido considera que lo que ahora sigue adelante no es otra cosa que un apoyo al «suicidio asistido». Desde el PP, José Ignacio Echániz apuntó que España está precisamente «abriendo la puerta» a ese suicidio asistido.

En Ciudadanos, Sara Giménez defendió que la urgencia es «una Ley de Eutanasia humanitaria, rigurosa, consensuada y garantista», y en este sentido desde el PSOE mantienen que la norma que ellos impulsan es «la más garantista».

Por su parte, la exministra de Sandidad, la diputada socialista María Luisa Carcedo, ha lamentado la «falta de empatía» que, a su juicio, suele tener la derecha con las creencias y la moral de otras personas, así como el concepto sobre la vida y la muerte que pueda tener cada uno. Además, ha señalado que el debate sobre los cuidados paliativos, que ya existen en el país y están en la cartera del Sistema Nacional de Salud, «no tiene nada que ver» con la ley socialista.

El diputado de Más País, Íñigo Errejón, por su parte, se ha dirigido a PP y Vox para señalar que si se aprobaran sus propuestas, los ciudadanos «solo podrían morir de acuerdo con los valores de una minoría»; mientras que si sale adelante la ley de la eutanasia, los enfermos que así lo soliciten podrán morir de acuerdo con «sus propios valores, incluidos lo votantes» de populares y Vox, «si así lo necesitaran». Fue muy rotundo en este sentido. «Por eso, la libertad es superior y por eso la mayoria de la sociedad está de acuerdo en que avancemos en derechos», ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...