El cardenal Cañizares establece paralelismos entre Zapatero, Hitler y Stalin

Si no se para el laicismo, alerta, «todo podría ser permitido?

En el marco de los cursos de verano que la Universidad Rey Juan Carlos organiza en Aranjuez, Antonio Cañizares, cardenal arzobispo de Toledo, dio ayer el pistoletazo de salida al titulado “Ser cristiano en una sociedad secularizada”, y que él mismo dirige. Monseñor Cañizares, aprovechó este púlpito prestado de una universidad pública para arremeter, aunque sin nombrarlo, una vez más contra el Gobierno de Zapatero y su laicismo radical estableciendo parelelismos entre él, Hitler y Stalin. En este sentido, el prelado, tras reivindicar la necesidad de contar con Dios en la sociedad, recordó que “determinaciones de este tipo”, es decir, de “laicismo imperante”, “ya se tomaron en el III Reich y por el partido comunista en la Unión Soviética”.

José Luis Sánchez, codirector de este curso en el que también participarán José María Aznar y Rouco Varela, pidió un aplauso a la llegada de Cañizares, porque “ha adelantado su regreso de Sidney, donde se encontraba junto al Papa con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, “para poder estar aquí”. Sánchez, que al igual que Cañizares se presentó con traje negro y alzacuellos, destacó la labor del arzobispo en la Doctrina para la Fe, órgano heredero de la Inquisición, junto a Ratzinger cuando todavía no era Papa.

Recordatorio a los nazis
“Si el hombre, por sí solo, puede decidir lo que es bueno y es malo”, explicó Cañizares, parafraseando a Juan Pablo II, “también puede disponer que un determinado grupo de seres humanos sea aniquilado”. El cardena arzobispo de Toledo añadió que “determinaciones de este tipo ya se tomaron en el III Reich y por el partido comunista en la Unión Soviética”. Además, subrayó que los nazis “llegaron al poder por medios democráticos”.

Europa se derrumba
Volviendo a tiempos más modernos, Cañizares alertó de que “Europa podría derrumbarse en escombros y todo podría ser permitido” de continuar el avance del laicismo. Acto seguido, ha lanzado dos preguntas al respecto: “¿No se esta predicando a favor de esto ya? ¿No se está legislando ya a favor de esto?”

'El laicismo es una confesionalidad'
Saliendo de Europa, y centrándose más en España, Cañizares destacó que “parece que hay un bombardeo ideológico continuo para instalar esa mentalidad laicista”, añadiendo que “se quiere imponer a todo el mundo una mentalidad común”. Además, sentenció que “nuestra Constitución es aconfesional, y el laicismo es una confesionalidad”.

El aborto y la laicidad
Mediante un ejercicio trilero, Cañizares encajó el aborto, cuya reforma legal defienden los socialistas, en su discurso contra el laicismo. “El aborto forma parte de esa laicidad, porque da al ser humano la capacidad de elegir sobre la vida de otros humanos”, aclarando que da igual “si sólo es un pequeño grupo de células o si se puede medir en micras”.

Sólo Dios da derechos
Cañizares incluyó en su discurso algunas otras advertencias como que “no es posible un Estado ateo en un Estado de derecho” o que “sólo el creador puede crear derechos”. En general, el arzobispo define el laicismo como una “manifestación extrema de la mentalidad ilustrada que separa fe y razón”, que, además, provoca que “el hombre se quede solo en su soledad extrema, sin una palabra que lo cuestione”.

Cruce de SMS
Cañizares leyó toda su intervención de una veintena de folios. Tan concentrado estaba en la lectura que no alzó prácticamente la vista, con lo que pasó por alto el jugueteo con el móvil que se traía entre manos el co-director del curso, y los mensajes que intercambió con uno de los sacerdotes al fondo de la sala. Igualmente, no fue consciente de los bostezos de Alfredo Dagnino, el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas, a quien quizá el discurso quizá le aburría por sabido, ya que el pasado mes de enero aseguró que el laicismo del PSOE y el nazismo tienen 'similares raíces'.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...