El arzobispo de Granada desautoriza a las cofradías e insiste en el lazo blanco

Martínez anima a los fieles a expresar públicamente su oposición a la reforma de la Ley del aborto y a exhibir símbolos: «¿Por qué nos vamos a avergonzar de ello?»

El arzobispo de Granada, Javier Martínez, no está del todo satisfecho con las muestras de apoyo de la Real Federación de Hermandades y Cofradías de Granada a la campaña iniciada por los sectores conservadores de la sociedad que son contrarios a la nueva ley del aborto que plantea el ejecutivo central.

El pasado miércoles, al término de la eucaristía que tuvo lugar en el Catedral de Granada y con motivo de la «jornada por la vida» y la Solemnidad de la Encarnación, el arzobispo dejó entrever su disconformidad con la decisión de las hermandades de no portar lazos blancos en los pasos de palio y misterio de la Semana Santa. Sonó a reprimenda, según queda reflejada en la nota de prensa remitida por el Arzobispado. «Si tantas veces nos ponemos signos, ¿por qué no nos vamos a poner un lazo blanco si queremos?», se preguntó Martínez, al tiempo que animaba a los fieles a sentirse «absolutamente libres» para responder a las convocatorias que «surgen a favor de la vida». «¿Por qué nos vamos a avergonzar de ello? Por supuesto que no», sentenció casi al final de su homilía.

El manifiesto hecho público por las hermandades y cofradías de Granada en el que apoyaban las tesis de los obispos al tiempo que trataban de quedarse al margen de la contienda política, no parece haber sido del agrado del arzobispo, quien instó a la comunidad cristiana a respaldar las iniciativa de RedMadre, u otras iniciativas similares, «para ayudar a las madres que tienen la tentación de abortar».

Lejos de admitir el intervencionismo de la Iglesia en asuntos que forman parte del debate político, Martínez sostuvo en su homilía que la fe cristiana «no es una ideología, ni tiene que ver con las luchas políticas». La invitación que los obispos hacen a los fieles en defensa de la vida «no se está saliendo de la tradición, ni de su experiencia, ni de su ámbito»

Aclaró que la exhibición de lazos «no es ninguna norma» pero reivindicó la «capacidad de expresar públicamente nuestra conciencia de la vida» que, a juicio del arzobispo, «es la mejor que ha existido en la historia, la más plenamente humana, la más capaz de responder a las exigencias de la razón y del corazón del hombre».

La Real Federación de Hermandades y Cofradías acordó no portar los lazos blancos. «No creemos que el palio de la Virgen sea el lugar para reivindicar nada», explicó el hermano mayor de la Borriquilla y vocal de protocolo y relaciones externas de la Real Federación de Hermandades y Cofradías, Eugenio Almohalla, quien dijo entender, no obstante, que las asociaciones cofrades de otras zonas del país se hubieran sumado a dicha iniciativa. El manifiesto, sin embargo, aclaraba que las cofradías estaban al margen del quehacer político «pero no de la vida social» y precisaba que «un cristiano no puede estar de acuerdo con la reforma de esta ley». «Defendemos la vida desde su concepción hasta su término natural», zanjaba.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...