El arte y la profanación de las ideas establecidas. La religión represora.

Sobre la exposición que se está celebrando en Córdoba, Maculadas sin remedio, titulo de la muestra que define bien el concepto que se quiere reivindicar frente al rol que la religión ha impuesto a la mujer, es el artículo que ahora inicio.
 Me siento en deuda con los que se han rasgado las vestiduras, y han descubierto lo que ya los curas sabían hace tiempo, que la imagen, tiene un poder de convencer que no tiene ninguna otra manifestación artística. No quisiéramos dañar la sensibilidad a nadie ni ser desveladoras de la masturbación femenina a personas tan puras.
Me siento en deuda con todas las compañeras que participan en la muestra, al ser una de las promotoras de la ocurrencia de terminar con la idea casposa de la Inmaculada de Murillo en Sevilla y lo que representa, no es una imagen ingenua o casual, es el arma que utilizó la Contrarreforma para defenderse de las acusaciones que la Reforma hizo a la Iglesia por corrupta.
A veces las artistas y las profesoras somos así, que cuando les decimos a los alumnos que las imágenes a las que adoran son de madera, nos miran con cara de asombro y nos da pena, pero creemos que la religión y el poder, se aprovechan de la ingenuidad infantil y luego cuando somos mayores, el palo es mucho más sonoro. Aunque dolorosa, es mejor la verdad.
Nosotras, las maculadas, creemos estar haciendo un bien a la humanidad, porque las mujeres tenemos derecho a hablar, a decir nuestra opinión, a disfrutar de nuestro cuerpo, a decidir, y si hemos hecho estas obras es por amor; por amor a todas aquellas mujeres que han sido violadas, ultrajadas, condenadas por decir lo que piensan, lo que sienten, a disfrutar de su cuerpo y de la vida, sin esperar pacientemente el más allá prometido por la religión.
La capacidad para repensar lo pensado, desaber lo aprendido…ese era el principio por el cuál debía moverse la educación, según el poeta Antonio Machado. Resulta que un grupo de quince intelectuales, artistas dedicadas a hacer arte con edades comprendidas entre los 30 y los 50 años, nos hemos atrevido a profanar las ideas manoseadas de la virginidad, pureza, y el papel que se le ha dado a la mujer en esta sociedad patriarcal que siguen prevaleciendo en el siglo XXI.
La Virgen de Murillo es una de las imágenes más utilizadas por las fábricas de mantecados y tortas de Sevilla. Este año, el Corte Inglés la ha utilizado como emblema del capitalismo catolicista como reclamo para vender más en el año Murillo. Y nadie ha dicho nada…ningún cristiano auténtico que pensara que la Virgen, esa mujer sumisa y callada pudiera estar siendo profanada por utilizarse como reclamo para vender más.
Porque es lo  normal, claro, comprar y vender, consumir.
Ahora estas mujeres han utilizado el invento de los angelitos montados en nubes…invento de Murillo que hizo visualizar al pueblo llano y analfabeto esa imagen de una mujer subliminada en nubes que miraba sumisa a su amo para que hiciese en ella su voluntad. Esa imagen inventada por el Barroco de cielos con nubes y querubines, ha sido utilizada por Charo Corrales para reivindicar el derecho a sentir, a disfrutar, a reivindicar ser mujer y libre, a disfrutar de la sensualidad de la vida y la naturaleza. El pecado lo tienen los que miran con lascivia la desnudez, reivindicamos que lo natural no es pecado, no es malo. Esa represión continua de la naturaleza la ha ejercido en el pueblo llano el poder religioso para someter a los más débiles en la escala social. Mientras ellos, derrochaban en telas doradas, mantos de seda y comidas opíparas, en sexualidad pervertida que luego es perdonada con unos rezos oportunos.
La represión ha sido el modelo que nos han dado en las escuelas y este es el único modo que tenemos para seguir a Machado, desaprendemos lo aprendido para poder llegar a nuestro conocimiento, entregarlo al resto de mujeres que son esclavas de un machismo trasnochado, de un clero sancionador y acusador, a una sociedad enferma de la cual nacemos y que con el arte como herramienta de conocimiento y de liberación, llegaremos algún día a llevar a esta sociedad a que visite más los museos, haga caso a los artistas que altruistamente indagamos en las ideas perniciosas de la sociedad, buscando salidas y soluciones a la misoginia, a la represión de cualquier poder, ya sea económico o ideológico. Maculadas, sin remedio que se enfrentan al poder religioso que tendría que estar fuera de la educación pública. Agradezco a todas las personas que han y que irán a la exposición, el arte y la cultura pueden revolucionar la sociedad.
Ángeles de la Torre Bravo
Doctora en Bellas Artes
____________________
*Los artículos de opinión expresan la de su autor, sin que la publicación suponga que el Observatorio del Laicismo o Europa Laica compartan todo lo expresado en el mismo. Europa Laica expresa sus opiniones a través de sus comunicados.
Print Friendly, PDF & Email