El alcalde socialista aclara en la presentación del cupón rociero: «En Villamanrique somos rocieros y lo llevamos en la sangre»

El Simpecado de la Primera y Más Antigua hermandad que hizo el camino y que bendice a los manriqueños que cada año peregrinan hasta las plantas de la Blanca Paloma ilustrará el cupón del sorteo de la ONCE del próximo 5 de junio, Lunes de Pentecostés en el que la Virgen del Rocío procesiona por los blancos arenales de la aldea.

La ONCE se suma así al 250 aniversario que el año pasado cumplió este Simpecado de camino, confeccionado en terciopelo rojo con finísimas láminas de plata de ley de las Indias y donado en 1766 por Bernardo María Lasso de la Vega. Así, el cupón reproduce la orla central del Simpecado con la antigua imagen de la Virgen, una pintura atribuida al pintor Domingo Martínez, discípulo del genial Murillo. Se completa con la leyenda Virgen del Rocío. La imagen se reproducirá en cinco millones y medio de cupones.

El diseño se presentó ayer en la Casa Museo del municipio de Villamanrique de la Condesa en un emotivo acto que contó con la actuación de la cantaora María Auxiliadora Rodríguez, de Moguer, ciega total y premio de la Bienal de Flamenco de la ONCE, y del coro de Villamanrique. Sirvió de anticipo a los días grandes que están por llegar a la antigua Villa de Mures.

El delegado territorial de la ONCE en Andalucía, Cristóbal Martínez, que estuvo acompañado por el subdelegado territorial, José Antonio Toledo, destacó la importancia de esta devoción y de la romería que moviliza a miles de personas: «Es uno de los fenómenos religiosos más paradigmáticos y singulares que se dan en España. Una romería que con el paso del tiempo se ha ido transformando hasta convertirse en lo que es hoy, un fenómeno de masas que trasciende el mero hecho religioso, y el ámbito estrictamente local, hasta erigirse en un patrimonio común, íntimamente ligado a la identidad de nuestro pueblo».

Por su parte, el alcalde manriqueño, José de la Rosa Solís, acompañado por el hermano mayor de Villamanrique, Roque Espinar, y su junta de gobierno, destacó lo que supone este sentimiento en el pueblo: «En Villamanrique somos rocieros y lo llevamos en la sangre, en las venas». Desde «el kilómetro cero del camino del Rocío», el alcalde y el hermano mayor agradecieron el trabajo de la ONCE y «su encomiable labor social» con los más débiles.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...