El alcalde (PSOE) pide a la Virgen de la Esperanza «protección» y que «nos ayude» a hacer de Logroño «una ciudad más abierta»

El alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, ha pedido este miércoles, 18 de diciembre, a la Virgen de la Esperanza, patrona de la ciudad, que «nos ayude» a hacer de la capital riojana «un lugar aún más abierto, tolerante, respetuoso y educado donde la caridad, la fraternidad, la esperanza y la hospitalidad sigan siendo nuestras señas de identidad».

Durante una misa en la iglesia de Santiago que ha sido oficiada por el obispo de la Diócesis, Carlos Escribano, y que ha congregado a un gran número de público, el alcalde de Logroño ha querido mostrar «su respeto y su cariño» a la Virgen a la que acudía «por primera vez» desde que asumió su cargo como alcalde de la ciudad.

En nombre de todos los logroñeses y logroñesas, Hermoso de Mendoza ha recordado que hoy, como cada 18 de diciembre, «te invocamos en esta espera de la Navidad de Cristo, en este día de recuerdo».

«Sabemos que si nos proteges, nada tenemos que temer; y si seguimos tus pasos no nos perderemos en el camino», ha indicado el alcalde.

Con ello, ha proseguido, «hoy quiero mostrarte, en nombre de la ciudadanía logroñesa, el respeto y cariño a los sentimientos y a las tradiciones de nuestra ciudad». Un respeto -ha dicho el alcalde- «que debe ser la premisa de cualquier relación, y cuya custodia también corresponde a los responsables públicos, obligados a ser ejemplo de servicio al prójimo».

Además, el alcalde ha querido hablar a la Virgen de la Esperanza de Logroño, «una ciudad que quiere crecer cuidando de los más frágiles y de los más necesitados, con el apoyo, el esfuerzo y la fraternidad de las personas que la habitan. Y quiero pedirte que nos ayudes a conseguirlo», ha destacado.

Todo por hacer de Logroño «una ciudad europea» y que «recuerde siempre de dónde venimos». «Ayúdanos -le ha pedido- a hacer de ella un lugar aún más abierto, más tolerante, más respetuoso y educado, más cívico, un Logroño donde la caridad, la fraternidad, la esperanza y la hospitalidad sigan siendo nuestras señas de identidad».

Una ciudad -en definitiva- «de concordia y conversación donde la palabra honesta sea siempre el centro de cualquier debate».

UN RECUERDO «PARA TODOS LOS RIOJANOS»

Durante su discurso, el alcalde también le ha pedido a la Virgen por «todos los hombres y mujeres de bien que con su trabajo, esfuerzo y entrega hacen de Logroño cada día una ciudad mejor» así como «por los abuelos y abuelas de Logroño que nos enseñan con su ejemplo diario qué significa la fraternidad, la caridad, el cuidado de la familia y la memoria que debemos preservar y trasladar, para que lleven a cabo una vida activa, digna y llena de alegría».

Tampoco ha olvidado Hermoso de Mendoza a los niños y niñas de la ciudad porque son ellos quienes «con intensidad y con la mirada transparente los que nos interpelan y nos demandan la necesidad permanente de cuidar de nuestra casa común, de nuestro planeta, para que sigan siendo curiosos, críticos, reflexivos y vivan llenos de esperanza en un futuro mejor».

La juventud también ha estado presente en las palabras del alcalde, aquellos que «trabajan o estudian en la Formación Profesional, el Bachillerato o la Universidad para que encuentren en el conocimiento, en la sabiduría, la fuerza para vincularos al otro, para comprender que no hay mejor fin que dedicarse a los demás, porque lo que das, te lo das», ha defendido.

Y también, «por todas aquellas personas que tuvieron que dejar Logroño para buscar otras oportunidades de vida, para que, si así lo deciden, puedan volver a la que siempre será su ciudad y encuentren en ella esperanza de futuro».

El alcalde ha pedido también por «aquellos que no tienen voz, ni fuerza para alzarla, que viven en Logroño y cuyo presente y futuro estamos obligados a cuidar».

Finalmente, Hermoso de Mendoza se ha acordado también de la Cofradía de la Virgen de la Esperanza, que desde el año 1612, «hacen que tu presencia siga viva en nuestra ciudad».

«Hombres y mujeres, buenos, en el sentido machadiano de la palabra bueno; ayudando, cobijando, guiando. Hoy les agradezco, a todos los miembros de esta Cofradía, su trabajo y su devoción contigo y también con la ciudad que nos une», ha finalizado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...