El alcalde (PP) de Alcobendas (Madrid) en la procesión de la Virgen de la Paz escoltada por policías locales y militares

Como cada año, los alcobendenses salieron a la calle para disfrutar de la procesiónde su patrona, la Virgen de la Paz. Con puntualidad, a las seis y media de la tarde, arrancaba la subasta de tiradores, a la que seguían la suelta de palomas y la oración de la corneta.

En los balcones o a pie de calle. Abuelos, padres e hijos. Nadie quiso perderse una tradición que no entiende de vanguardias, según ha destacado el alcalde, Ignacio García de Vinuesa. Un evento que despierta el interés de creyentes y también de los más ateos.

Ni el frío de enero pudo con la patrona, que vestida con flores recorrió el centro del municipio escoltada por la Policía Municipal, la Hermandad de Nuestra Señora, las casas regionales y las bandas municipales.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...