Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

[EEUU] Un juez de Kentucky descarta que la vida comienza en la concepción por ser según él una «creencia cristiana y católica»

También aparece en

A pesar de que es un hecho científico que la vida humana comienza en la concepción, el juez Mitch Perry ha utilizado este argumento para promover y apoyar leyes abortistas.

Un juez de circuito de Kentucky ha vuelto a bloquear la entrada en vigor de un par de prohibiciones estatales del aborto, en parte, según él, porque adoptan «una creencia claramente cristiana y católica» sobre cuándo comienza la vida.

«Las leyes en cuestión adoptan el punto de vista adoptado por algunas, pero no todas, las tradiciones religiosas, de que la vida comienza en el momento de la concepción», escribió el juez Mitch Perry del Tribunal de Circuito del Condado de Jefferson en una opinión emitida el viernes.

«La Asamblea General no está autorizada a señalar y respaldar la doctrina de una fe favorecida para un tratamiento preferente. Al adoptar este enfoque, las prohibiciones no tienen en cuenta los diversos puntos de vista religiosos de muchos kentuckianos, cuya fe les lleva a adoptar puntos de vista muy diferentes sobre cuándo comienza la vida», dijo.

«No hay nada en nuestras leyes ni en nuestra historia que permita una política tan teocrática», añadió.

En cuestión están dos leyes que la Asamblea General de Kentucky aprobó en 2019. Una es una prohibición del aborto de seis semanas, y la otra una ley «gatillo» que prohibiría prácticamente todos los abortos en el estado en caso de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos anulara el caso Roe v. Wade, lo que ocurrió el 24 de junio, dejando el camino libre para que los estados regulen el aborto como consideren oportuno.

Ninguna de las leyes de Kentucky hace excepciones en caso de violación o incesto, señaló Perry.

Los demandantes en el caso –dos clínicas de aborto y un abortista propietario de una de las instalaciones– sostienen que las leyes estatales son inconstitucionales. Han pedido a Perry que emita una orden de restricción temporal para impedir que se apliquen hasta que el caso se resuelva por completo en los tribunales.

Perry emitió una suspensión el 29 de junio y otra el viernes, y argumentó que, al promulgar las leyes, la Asamblea General estableció «esencialmente» la «personalidad fetal independiente» del feto, señalando en una nota a pie de página que el cuerpo legislativo utiliza el término «seres humanos no nacidos».

Una cuestión de ciencia y razón

Asimismo, Perry escribió que existe una «probabilidad sustancial» de que las prohibiciones del aborto violen los derechos a la privacidad, a la igualdad de protección y a la libertad religiosa garantizados en la constitución del estado de Kentucky.

Los defensores de la vida han señalado, sin embargo, que el argumento de Perry se opone a la posición de la Iglesia católica y otros grupos provida de que es un hecho científico que la vida humana comienza en la concepción.

Varias organizaciones provida no son religiosas, pero piden la protección de la vida humana desde su inicio. Entre estos grupos se encuentran Rehumanize International, Progressive Anti-Abortion Uprising y Secular Pro-Life.

En el mundo de la medicina, la Asociación Americana de Obstetras y Ginecólogos Pro-Vida (AAPLOG), formada por miles de miembros y asociados, dice que sus médicos «comparten la opinión de que la vida humana comienza en la fecundación y que la vida de los niños antes de nacer debe ser protegida».

Por su parte, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) afirma que «la ciencia moderna no ha cambiado la enseñanza constante de la Iglesia contra el aborto, sino que ha subrayado lo importante y razonable que es, al confirmar que la vida de cada individuo de la especie humana comienza con el embrión más temprano».

La USCCB también dedica una página entera a citar a científicos y expertos en embriología sobre cuándo comienza la vida: en la concepción.

En su encíclica Evangelium Vitae de 1995, San Juan Pablo II reconoció la ciencia y citó la Declaración sobre el aborto provocado de la Congregación para la Doctrina de la Fe de 1974. 

«Pero en realidad, ‘desde el momento en que el óvulo es fecundado, se inicia una vida que no es ni la del padre ni la de la madre; es más bien la vida de un nuevo ser humano con su propio crecimiento. Nunca se haría humano si no lo fuera ya», citó el difunto Papa.

«Esto siempre ha estado claro, y … la ciencia genética moderna ofrece una clara confirmación. Ha demostrado que desde el primer instante se establece el programa de lo que será este ser vivo: una persona, esta persona individual con sus aspectos característicos ya bien determinados», continuó. «Ya desde la fecundación comienza la aventura de una vida humana, y cada una de sus capacidades requiere tiempo -un tiempo bastante largo- para encontrar su lugar y estar en condiciones de actuar».

Más recientemente, el arzobispo de Kansas City, Joseph Naumann, respondió a las críticas de que la oposición al aborto es únicamente una cuestión religiosa. Los habitantes de Kansas votarán el 2 de agosto si los legisladores del estado deben tener autoridad para regular o restringir el aborto.

«Desde una perspectiva católica, el aborto no es principalmente una cuestión religiosa, sino una cuestión de derechos humanos fundamentales», escribió Naumann en el Wichita Eagle. «Nuestra fe nos ayuda a comprender la dignidad de toda vida humana creada a imagen y semejanza de la divina, como enseñan las escrituras hebreas, pero la sola razón es suficiente para saber que está mal destruir una vida humana inocente».

Además, «el mero hecho de que una ley coincida con las creencias religiosas no significa que sea una imposición religiosa inadmisible», señaló Naumann.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share