Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

[EEUU] Pastor de Texas se dispone a rezar junto a un condenado a muerte cuando lo ejecuten tras autorizarlo el Supremo en base a la libertad religiosa

John Henry Ramírez, el hombre que mató a un empleado de una tienda de Corpus Christi en 2004 será ejecutado el miércoles en Texas, acompañado por su pastor Dana Moore porque la Corte Suprema lo autorizó

El preso del corredor de la muerte de Texas, John Henry Ramírez, condenado a la pena de muerte por apuñalar fatalmente a un hombre 29 veces, será ejecutado el miércoles, su última fecha de ejecución después de que se pospusieran varias otras en los últimos años, incluida una por parte de la Corte Suprema, para que el alto tribunal pudiera escuchar la solicitud de Ramírez de que se le permitiera a su pastor Dana Moore poner las manos sobre el recluso y rezar en voz alta en el momento de su muerte.

El pastor Dana Moore de la Segunda Iglesia Bautista en Corpus Christi se ha desempeñado como asesor espiritual de John Henry Ramírez durante unos cinco años y lo ha atendido en prisión.

Después de que Ramírez hizo una profesión de fe en Cristo y fue bautizado en el Corredor de la Muerte de Texas, la Segunda Iglesia Bautista le permitió unirse a la congregación.

Pero el tribunal dijo que la prohibición categórica del estado era demasiado restrictiva.

El caso enfrentó a quienes defienden el derecho de los condenados a la pena capital a recibir asistencia según su credo religioso en sus momentos finales y a los que consideran estas solicitudes un intento de retrasar las ejecuciones.

La Corte Suprema falló a favor de la solicitud de John Henry Ramírez, en el contexto de varios casos que enfrentan reclamos de libertad religiosa y políticas de seguridad carcelaria que han sido vistos en los últimos años,

Y salvo que una declaración de clemencia o un retraso de última hora impida su ejecución el miércoles, Ramírez morirá por inyección letal y Moore pondrá su mano sobre el pecho de Ramírez en la cámara de ejecución, cuando lo ejecuten con una inyección letal. Sería la primera vez en su relación de cinco años que los dos hacen contacto físico.

A Moore le gustaría que Ramírez -quien no niega su culpabilidad- viviera, según CNN.

Pero aunque Moore espera lo mejor, está haciendo las paces con el hecho de que Ramírez podría ser ejecutado esta semana. Y aunque el clérigo de 59 años “probablemente aún esté en cierta negación”, sabe que cuando llegue el momento de la ejecución de Ramírez, estará concentrado en el trabajo que tiene entre manos.

“Soy el pastor y tengo trabajo que hacer”, dijo, anticipando su mentalidad a medida que se acerca el momento. “Tengo mi vocación, tengo mi llamado que cumplir”.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share