Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
El juez asociado Samuel Alito se sienta durante una foto de grupo de los jueces en la Corte Suprema en Washington, DC el 23 de abril de 2021. (Erin Schaff-Pool/Getty Images) Fuente: The Epoch Times en español

[EEUU] Juez Alito critica oposición de líderes mundiales a fallo sobre aborto y cita “hostilidad a la religión”

“La libertad religiosa es frágil, y la intolerancia y la persecución religiosa han sido características recurrentes de la historia de la humanidad” Fuente: The Epoch Times en español

El juez de la Corte Suprema que redactó la decisión que anuló el caso Roe vs Wade denunció una “creciente hostilidad” hacia la religión en Occidente en su primera aparición pública tras el fallo.

“El problema que se avecina no es solo la indiferencia hacia la religión, no es solo la ignorancia sobre la religión”, dijo Alito al comenzar su discurso de apertura en la Cumbre de Libertad Religiosa de Notre Dame de 2022, celebrada en Roma el 21 de julio. Su discurso fue publicado el 28 de julio.

“También hay una creciente hostilidad hacia la religión o, al menos, hacia las creencias religiosas tradicionales que son contrarias al nuevo código moral que está surgiendo en algunos sectores”, dijo el juez.

Este discurso marca la primera aparición del máximo juez después de que el Tribunal Supremo anulara el caso Roe vs Wade, la decisión de 1973 que legalizó el aborto en Estados Unidos, con la sentencia en el caso Dobbs vs Jackson Women’s Health Organization. Se trata de un regreso desafiante, ya que los legisladores de Estados Unidos y de todo el mundo manifestaron su oposición al fallo, y algunos incluso calificaron la sentencia de junio de “ataque” a la democracia.
“La civilización orgullosa”

Al comienzo de su discurso, Alito reflexionó sobre los paralelismos entre Estados Unidos y Roma, como una civilización espiritual “orgullosa” que, sin embargo, demostró que “ningún logro humano es permanente”.

“Me pongo a pensar en la orgullosa civilización que se centró aquí hace dos milenios”, dijo. “Mientras pienso en el pasado, también pienso en el futuro, y me pregunto qué dirán los historiadores dentro de unos siglos sobre la contribución de Estados Unidos a la civilización mundial”.

“Una cosa que espero que digan es que nuestro país, después de muchos sobresaltos, y altibajos, finalmente demostró al mundo que es posible tener una sociedad estable y exitosa en la que personas de diversas religiones viven y trabajan juntas de forma armoniosa y productiva mientras conservan sus propias creencias”, añadió Alito, señalando que el hecho de que los estadounidenses puedan ejercer la libertad religiosa ha sido “verdaderamente un logro histórico” para el país.

En este Estados Unidos, dijo el juez, donde la libertad religiosa va de la mano de muchos otros derechos, una “creciente hostilidad” hacia la religión está amenazando la protección de este derecho sagrado en todo el país.

“Y el problema que se avecina no es solo la indiferencia hacia la religión, no es solo la ignorancia sobre la religión. También hay una creciente hostilidad hacia la religión, o al menos hacia las creencias religiosas tradicionales que son contrarias al nuevo código moral que está ascendiendo en algunos sectores”, añadió el juez.

Sin embargo, según Alito, esta hostilidad hacia la religión y la libertad religiosa amenaza una serie de otros derechos fundamentales.

“El ejercicio de la religión implica muy a menudo el discurso, una oración hablada o escrita, la recitación de las Escrituras, una homilía, un libro o un artículo religioso, todas estas son formas de discurso, también son formas de ejercicio religioso. Si este tipo de discurso puede ser suprimido o castigado, ¿qué puede impedir que el Estado aplaste otras formas de expresión?”.

“Consideramos la relación entre la libertad de expresión y la libertad de reunión. Un servicio religioso en una iglesia, sinagoga, mezquita o templo es una forma de reunión. Si un gobierno puede prohibir esas reuniones, ¿dudará en prohibir otras? Por otro lado, si se permite la libertad religiosa, será más difícil que el Estado restrinja otros discursos y otras reuniones”, dijo Alito.

Aunque la mayoría de los académicos del derecho creen hoy en día que “la religión no merece una protección especial”, Alito añadió que “la Constitución de Estados Unidos ofrece una respuesta clara” a la cuestión de si la libertad religiosa merece protección.

“La Constitución protege el libre ejercicio de la religión… Y para los jueces como yo, que pensamos que importa lo que dice la Constitución y lo que no dice, eso es suficiente”, dijo el juez. “Es la ley, y no me pregunten por qué”.
“Lo que realmente me hirió”

En lo que describió como un “inusual” sentido de “impulso diplomático” en él, Alito respondió a legisladores y celebridades extranjeras que “se sentían perfectamente bien comentando la ley estadounidense”.

“Uno de ellos fue el exprimer ministro Boris Johnson, pero pagó el precio: post hoc ergo propter hoc, ¿verdad?”, dijo Alito, aplicando la falacia “después de esto, eso” al hecho de que el primer ministro del Reino Unido renunció tras expresar su oposición a la sentencia de la Corte Suprema de Estados Unidos.

Pero el juez no se detuvo ahí. El siguiente en la lista fue el príncipe real efectivamente expulsado y el sexto en la línea de sucesión al trono británico.

“Lo que realmente me hirió —lo que realmente me hirió— fue cuando el duque de Sussex se dirigió a las Naciones Unidas y pareció comparar la decisión —cuyo nombre no puede ser pronunciado— con el ataque ruso a Ucrania”, dijo Alito, refiriéndose al príncipe Harry, quien afirmó que la anulación de Roe vs Wade era parte de “un asalto global a la democracia y la libertad” en un discurso en julio.
Persecución religiosa

El juez fue más allá al reflexionar sobre la persecución religiosa en todo el mundo —como en Nigeria, Egipto e India— y, sobre todo, en China.

“Durante mi vida, la República Popular China hizo todo lo posible por erradicar la religión por completo. Y, sin embargo, fracasó. Al igual que fracasaron los emperadores romanos que pasaron siglos tratando de destruir el cristianismo”, dijo el juez.

Como ejemplo de ello, añadió Alito, fue que “la Revolución Cultural hizo todo lo posible por destruir la religión, pero no tuvo éxito. No pudo extinguir el impulso religioso”.

El discurso de Alito se produjo después de que el máximo tribunal se pronunciara en múltiples ocasiones sobre casos relacionados con la libertad religiosa en Estados Unidos.

Además de las sentencias sobre el derecho a rezar, el derecho a la vida y la financiación de las escuelas religiosas, un caso de libertad religiosa de alto perfil que se encuentra actualmente ante la Corte Suprema habla de lo que Alito opinó en su discurso en Roma, en lo que 23 fiscales generales describen como “una cuestión de importancia nacional” en un informe amicus que apoya a los demandantes.

El caso trata de la larga persecución religiosa de China en Estados Unidos, y la denuncia de los demandantes (pdf) describe alrededor de 40 incidentes de amenazas o agresiones físicas contra ellos por participar en desfiles en representación de Falun Gong, repartir folletos sobre Falun Gong o gestionar un puesto con literatura relacionada con Falun Gong.

Con respecto a un incidente ocurrido en julio de 2011, dos demandantes describen con detalle gráfico un ataque de Li Huahong, jefe de la Alianza Mundial Antisectas de China, una organización afiliada al PCCh que ataca a los disidentes religiosos en el extranjero con violencia y acoso.

Según dos testigos, una turba de 20 a 30 personas rodeó a los dos practicantes de Falun Gong. Uno de ellos fue retenida durante unos 30 minutos hasta que llegó la policía, mientras la turba gritaba “mátala” y “golpéala hasta matarla”.

“En este caso, un grupo religioso conocido como Falun Gong, que se originó en China, sufrió persecución y acoso en suelo estadounidense”, dijo Paxton.

“El grupo comenzó en China bajo un régimen comunista hostil al pluralismo religioso”, escribieron los fiscales. “Por ello, muchos practicantes de Falun Gong han huido a Estados Unidos. Sin embargo, incluso después de venir aquí, los peticionarios presuntamente siguen enfrentando la persecución y el abuso de los simpatizantes comunistas”.

Falun Gong es una práctica espiritual que consiste en ejercicios de meditación y enseñanzas morales centradas en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia. Se hizo muy popular en China en la década de 1990. En 1999, el régimen comunista, percibiendo esa popularidad como una amenaza, inició una persecución nacional contra la práctica y sus practicantes.

Desde entonces, millones de practicantes han sido recluidos en centros de detención, cárceles y campos de trabajo en toda China, donde son sometidos a torturas físicas, trabajos forzados y sustracción forzada de órganos.

Los fiscales, en su informe amicus curiae, afirman que la sentencia de un tribunal inferior que desestima el caso es “errónea en una cuestión de importancia nacional que se sitúa en el centro de nuestra tradición constitucional”, a saber, la libertad religiosa.

Al hacerlo, el tribunal “restringió indebidamente un estatuto destinado a impedir los peores actos de violencia en muchos de los lugares sagrados de Estados Unidos”, dijeron los fiscales generales.

“El compromiso de Estados Unidos con la libertad religiosa es ‘esencial’. … Constituye ‘uno de nuestros derechos constitucionales más preciados y celosamente guardados’”, escribieron los fiscales generales, citando opiniones anteriores del tribunal.

“Nuestros corazones están inquietos hasta que descansamos en Dios”, dijo Alito en su discurso.

“Y, por lo tanto, los defensores de la libertad religiosa que salen tan sabios como serpientes e inofensivos como palomas pueden esperar encontrar corazones abiertos a su mensaje”, dijo el juez.

Total
6
Shares
Artículos relacionados
Total
6
Share