DIfamación y conspiración antilaicista

Señor director de Estrella Digital:

Respondo por alusiones, por clara difamación. Yo soy el autor de la pancarta que decía: “Mentes libres, sociedad laica”, en la reciente manifestación sobre educación.. El señor Asensi Vendrell afirma que quiero así imponer “una sociedad sin Dios”, “una especie de religión laicista” y que afirmo que “los creyentes tienen la mente esclava”. Como insiste en que es maestro, es difícil creer en tanta ignorancia y no en una calumnia por intereses que él mismo desvela después sin querer.
La laicidad no es sino la democracia aplicada en el plano ideológico, y nuestra Constitución declara nuestro Estado como “aconfesional”, lo que, como han declarado repetidamente los tribunales españoles, equivale a “laico”. Las personas de buena fe pueden informarse mejor al respecto en la web de la asociación “Europa Laica”, de la que soy miembro.
El señor Asensi Vendrell cree que todos somos como él, cometiendo el lapsus freudiano de decir “los laicistas son los únicos que tratan de imponer su ideología a la sociedad entera, los únicos que se creen dueños y señores de lo publico como si un poder divino (sic) así lo hubiera determinado”; pero todos sabemos quienes han impuesto a sangre y fuego, de hoguera (y del más moderno fusilamiento) un pensamiento “divino” en España siempre que han podido. Son literal y repetidamente ellos, no nosotros, quienes conspiran de nuevo “con ideas integristas y dispuestas a imponer su ideología cueste lo que cueste”, intentando acabar con la escuela pública para imponer la escuela privada… de pluralismo ideológico, dogmática, preparando nuevas cruzadas contra la democracia, no pudiendo soportar que esta sociedad laica libere las mentes para que cada cual pueda escoger su camino sin imposiciones.

Martín Sagrera Capdevila

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...