Dieciséis años de cárcel al cura Néstor Monzón por abuso sexual de menores en Argentina

Un tribunal de Santa Fe condenó a 16 años de cárcel al cura Néstor Monzón por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante, calificado por ser el imputado ministro de un culto religioso, en perjuicio de dos menores de edad, en hechos ocurridos cuando estaba al frente de la parroquia María Madre de Dios de la ciudad de Reconquista.

El cura Monzón, de 51 años, fue condenado por el tribunal integrado por los jueces Claudia Bressán, Santiago Banegas y Martín Gauna Chapero, que en el mismo fallo lo absolvieron por el beneficio de la duda de la acusación de «producir un grave daño en la salud de la víctima en perjuicio de ambos menores». La niña tenía tres años al momento de los abusos, en tanto el niño tenía poco más de un año. El veredicto fue leído por la magistrada Bressán, presidenta del tribunal, quien adelantó que los fundamentos se darán a conocer en los plazos previstos por la ley, es decir cinco días hábiles.

Monzón, que seguirá en libertad hasta tanto la sentencia no quede firme, fue sometido a juicio en los Tribunales de Reconquista por agresiones íntimas contra una niña y un niño, primos entre sí, en una causa caratulada como «abuso sexual gravemente ultrajante».

El tribunal resolvió atender el pedido de los abogados querellantes Andrés Ghio, Andrés Ramseyer y Luciana González, quienes en su alegato habían solicitado 16 años de prisión. En tanto, los fiscales Alejandro Rodríguez y Juan Marichal habían pedido una pena de 12 años de cárcel, mientras que el abogado defensor del cura, Ricardo Degoumois, había pedido la absolución por considerar que en el juicio no fue probada la culpabilidad de su cliente.

Degoumois había apelado, como alternativa, a solicitar el beneficio de la duda, argumento en el que fue escuchado acerca de que no pudo ser probado que haya contagiado una enfermedad venérea a las víctimas. Tras la lectura del fallo, Monzón se retiró rodeado de una fuerte custodia policial y visiblemente ofuscado, toda vez que solicitaba en forma descomedida que los agentes no lo tocasen.

La denuncia que inició las actuaciones fue radicada el 23 de diciembre de 2015 por la madre de la niña, que pertenece a una familia cercana a la parroquia donde se desempeñaba Monzón y que solía colaborar allí. La víctima, que es prima del niño involucrado en la denuncia, contó los abusos del cura en Cámara Gesell y voceros del caso señalaron que siempre mantuvo sus dichos y que fueron coherentes. Los familiares del niño, que por consejo del equipo de psicólogos del Poder Judicial no fue sometido a la Cámara Gesell, realizaron la denuncia algunos meses después.

Al momento de los hechos Monzón era párroco en María Madre de Dios y vicepresidente de Cáritas Reconquista, entre otros cargos y responsabilidades.

El cura fue suspendido en el ejercicio del sacerdocio y sometido a un proceso canónico por parte de la Iglesia Católica, del que no se informaron detalles. La única comunicación eclesiástica data de abril de 2016, cuando el obispado de Reconquista indicó que Monzón fue suspendido por el obispo Ángel Macín de todos los cargos y oficios que desempeñaba en virtud de las graves acusaciones que pesaban en su contra.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...