Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Destacados católicos catalanes deploran el apoyo episcopal al PP

Personalidades de la política y la cultura firman un manifiesto contra el de los obispos Piden un “sano” Estado laico y lamentan la “tibieza” de los prelados de Catalunya

Excluidos de la Iglesia a pesar de ser católicos. Esta sensación ha llevado a una cincuentena de personalidades políticas, culturales e intelectuales de Catalunya a suscribir un manifiesto que censura los principios de la nota publicada por la Conferencia Episcopal Española (CEE) con motivo de la campaña electoral. A título personal y obligados por la "situación de excepcionalidad" derivada del pulso entre la cúpula eclesial y el Gobierno, los firmantes se muestran especialmente preocupados por el rechazo de los obispos españoles al diálogo con ETA, lamentando que la opinión de estos "se asemeje demasiado a la posición expresada reiteradamente por el PP", lo que, a su juicio, contribuye a identificar a la voz de la Iglesia con los intereses de un partido.
En este sentido, los autores quieren dejar patentes las contradicciones de la Conferencia Episcopal en la cuestión del terrorismo. Uno de los impulsores que presentó ayer el documento, el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Porta, remarcó el papel de mediación que han jugado los obispos vascos en la lucha contra ETA e instó a la CEE a "buscar la paz y la justicia" sin admitir en ningún caso la violencia.

RESPALDO AL ABAD El comunicado sigue la línea crítica iniciada por el abad de Montserrat, Josep Maria Soler, quien defendió la libertad de opción política, al tiempo que reprende a los obispos catalanes por haber reaccionado con "tibieza" y no haberse distanciado "claramente" de la CEE. "Sorprende esta reacción tan blanda. Quizá se deba a que la Conferencia también está inmersa en una campaña electoral interna", apuntó Arcadi Oliveras, presidente de Justícia i Pau y profesor de Economía de la UAB.
Precisamente en el mismo sentido que Soler, la declaración alerta del riesgo de que se rompa la "unidad de la comunidad católica" debido a que algunas voces de la Iglesia constituyen un "elemento de confrontación" en la sociedad española. Entre esas voces, Porta aludió explícitamente a la COPE. "Es escandalosa e inaceptable la actuación de algunos medios de comunicación de la Iglesia, que buscan el enfrentamiento social", afirmó. La nota advierte de que estas reacciones provocan que muchos católicos "se sientan excluidos de una Iglesia de la que forman parte".

EN CONTRA DEL EVANGELIO
La carta, que será enviada a los prelados catalanes, al nuncio apostólico en España, a la secretaría de Estado del Vaticano y a la propia CEE, afirma que la nota de la Iglesia española falta al Evangelio y al concilio Vaticano II. "Esa Iglesia parece que ha desaparecido de su vista. La nota de los obispos responde más a intereses grupales que al interés colectivo", se quejó Oliveras.
A pesar del sentimiento actual de "incomodidad, disgusto y malestar" con que los ponentes justifican la iniciativa, el texto subraya el derecho de la Iglesia a intervenir públicamente en los debates sociales, aunque también va más allá del actual modelo de Estado aconfesional al apostar por una "laicidad sana, integradora y no excluyente".

NACIONALISTAS Y SOCIALISTAS El manifiesto cuenta con las firmas de, entre otros, Artur Mas, líder de CiU; los alcaldes de Lleida, Tarragona y Mataró, los socialistas Àngel Ros, Josep Fèlix Ballesteros y Joan Antoni Baron, el expresidente del Parlament Joan Rigol, el diputado Toni Comín y el concejal barcelonés Xavier Trias; los rectores universitarios Esther Giménez-Salinas (URL) y Joan Viñas (UL); el actor Joan Pera y dirigentes de organismos, como el exdirector de la Unesco Federico Mayor Zaragoza; el presidente del Consell de l'Audiovisual, Josep Maria Carbonell, y el presidente de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals, Albert Sàez.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share