De vuelta a las andadas: la reforma del estatuto y los obispos

El pasado día 18 de mayo los obispos de las diócesis andaluzas nos han vuelto a agraciar con una de esas reflexiones en las que se dedican a valorar hechos políticos para "orientar" a sus creyentes. En este caso, la nota, llena de calificativos gratuitos, interpretaciones tendenciosas y amenazas, pretende que los católicos andaluces se opongan al Estatuto de Autonomía de Andalucía.

El primer párrafo los obispos afirman que la conveniencia de "un debate más sosegado, sereno y plural". Al parecer las decenas de comparecencias en el Parlamento de agentes sociales han sido poco plurales, los dos años de discusiones han producido un debate poco sosegado y el hecho de que no haya existido ni la más mínima contestación social al texto es expresión de poca serenidad. Vista su nota, probablemente su valoración se debe a que les hubiese gustado formar la misma "tangana" que formaron cuando la Ley de Cajas de Ahorro, cuando defendían a unos señores que al final han resultado sancionados por el Banco de España por su gestión.

Ya en el segundo párrafo, acusan al Estatuto de no respetar "el principio de subsidiariedad" y por ello de que "la sociedad se ve abocada al totalitarismo estatalista de las Administraciones públicas". Es decir, poco menos que el Estatuto va a llevarnos a un Estado dictatorial nazi o estalinista. En realidad, señores obispos, el totalitarismo se produce cuando los ciudadanos no pueden elegir quien les gobierna y cuando quien manda pretende guiar el comportamiento de los individuos hasta en su más mínimo detalle. ¿Les suena alguna institución donde se den estas dos características?, ¿y alguna institución que haya apoyado regímenes políticos totalitarios, como los de Hitler, Musolini, Franco, Salazar, Pinochet…?

Siguiendo con los despropósitos, los obispos afirman que la equiparación del matrimonio destruye "el entramado natural del tejido social" y que es "contraria a la razón". Hombre, precisamente nos van a hablar de razón, cuando son las religiones las que utiliza el concepto de fe porque no pueden demostrar con la razón sus dogmas. ¿Donde está lo razonable de que las mujeres no puedan ser curas o de que los curas no se puedan casar? ¿No son éstas demostraciones de que la iglesia católica no está inserta en "el entramado natural del tejido social" y que por eso cada vez tiene menos adeptos? (Según sus propias estadísticas, pierden unos 400.000 fieles al año).

Puede tener cierta lógica religiosa que no les guste que la enseñanza pública se defina como laica, pero afirmar que ello signifique que la educación escolar podría convertirse en "un instrumento contra la libertad de pensamiento y de expresión y en definitiva contra la libertad religiosa" no es serio. Es más, en el Estatuto figura explícitamente, en el mismo artículo, el respeto al derecho a la formación religiosa y moral. En realidad, lo que verdaderamente atenta contra las libertades es pretender que la enseñanza pública no sea laica y por tanto sea religiosa; lo que atenta contra la verdad es que manipulen lo que dice el texto estatutario, y lo que atenta contra la razón es pretender que valga lo mismo saber qué es la ley de la gravedad o la mitosis que conocer quien era San Pedro o quienes los hijos Mahoma. Por cierto, a ver si algún día nos sacan una estadística diciéndonos en qué países desarrollados existe enseñanza de religión en la educación pública y en cuantos se puntúa.

Lo que verdaderamente atenta contra la dignidad del conocimiento humano es que nos digan que la unidad de España es un "bien moral". Es decir, que según la Iglesia, no es que el Estatuto atente contra la unidad de España, lo cual es falso y por tanto los obispos mienten, es que atenta contra algo equiparable al amor, a la amistad, a la verdad, al perdón, etcétera. Señores obispos: ¿han perdido ustedes la cabeza? ¿Dónde está su bien moral de la humildad que anda defendiendo el nuevo Papa? ¿De verdad creen ustedes que están investidos de gracia divina para definir las instituciones territoriales como bienes o males morales? O sea, ¿que si mañana decidimos democráticamente los españoles integrarnos en un estado europeo estaremos atentando contra un bien moral? ¡Por favor!

Señores obispos: les recuerdo que ese concepto de España que usan es el que defendía la Iglesia que apoyó al franquismo en la guerra y en su represión posterior (por cierto, a ver si un día aprenden del Papa y piden perdón). Esa unidad española a la que se refieren ustedes como bien moral se forjó sobre la limpieza étnica y religiosa allá por el siglo XV, mientras que la unidad de España que existe hoy es por la decisión democrática de los españoles de apoyar la Constitución en 1978. ¿Captan la diferencia?

En fin, después de su documento, al menos podemos sacar tres conclusiones claras: primero, que menos mal que una cosa es la Iglesia y otra su jerarquía; segundo, que a nada que nos descuidamos ustedes vuelven a las andadas, lo que por cierto no hace otra cosa que confirmar que el Estatuto va por buen camino; y tercero, que ustedes carecen de lealtad y su talante consiste en ir de buenos cuando algo les interesa y una vez que lo consiguen volver inmediatamente a dar patadas en las espinillas. Visto su comportamiento, muy probablemente sea este un buen momento para replantearse el tema de las Cajas de Ahorro. Porque ¿qué es inmoral: que los andaluces quieran tener el mayor nivel de autogobierno posible en el Estado de las Autonomías o que la Iglesia se dedique a manejar una institución financiera?

Luis Ángel Hierro, diputado socialista en el Congreso

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...