Corbacho critica las injerencias de la Iglesia en vísperas de la visita del Papa

La estancia de Benedicto XVI en Barcelona divide al tripartito catalán

A cinco días de la visita del Papa a Barcelona, el ex ministro de Trabajo y número tres de la lista del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), Celestino Corbacho, arremetió ayer contra las injerencias de la jerarquía eclesiástica en la política. "La cúpula de la Iglesia ha intentado muchas veces imponer sus criterios en contra de la voluntad soberana del pueblo", declaró Corbacho a la cadena SER, en referencia a su oposición al matrimonio gay o a la ley del aborto.

Pese a los esfuerzos institucionales, los tres partidos que integran el Gobierno catalán han dado muestras de nerviosismo ante una visita que precede en pocos días al arranque de la campaña para las elecciones autonómicas del día 28. Dos socios del tripartito, Esquerra Republicana e Iniciativa, participarán en las manifestaciones convocadas a lo largo del fin de semana por diversos colectivos (desde feministas a cristianos de base) en contra de la visita del Pontífice, bajo el lema "Yo no te espero".

Parte de la polémica deriva del coste de la visita de menos de 24 horas a la capital catalana, estimado en 2,4 millones de euros. Un presupuesto modesto si se compara con los tres millones en que se ha presupuestado la estancia de Joseph Ratzinger en Santiago de Compostela, de solo ocho horas de duración.

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, niega cualquier intencionalidad política a la visita. "Estamos empapándonos de la Sagrada Familia y no me consta que tenga un significado político", bromea el jesuita. Benedicto XVI se reunirá brevemente el domingo con Zapatero en el aeropuerto de El Prat (Barcelona), poco antes de regresar a Roma, y saludará el sábado al líder del PP, Mariano Rajoy, en Santiago de Compostela.

Los Príncipes de Asturias, junto al vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, serán los encargados de recibirlo en la capital gallega, a la que el Pontífice acudirá como peregrino para celebrar una misa en la plaza del Obradoiro coincidiendo con el Año Santo Compostelano; mientras que los Reyes, junto al presidente del Congreso, José Bono, y el de la Generalitat, José Montilla, entre otras autoridades, asistirán el domingo a la consagración como basílica del templo barcelonés de la Sagrada Familia.

Lombardi niega que la consagración de la obra del arquitecto modernista catalán Antoni Gaudí suponga "una promoción de su causa de canonización", que se encuentra en trámite. Está previsto que Benedicto XVI hable en catalán en Barcelona y en gallego en Santiago, además de en castellano. Esta es la segunda visita a España del actual Pontífice, quien ya estuvo en Valencia en 2006 y volverá en agosto próximo a la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid.

Archivos de imagen relacionados

  • Corbacho_critica_injerencias_Iglesia_visperas_visita_Papa
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...