Colocan banda presidencial al Cristo de Jalpan en Ixmiquilpan, Hidalgo (México)

Mientras entonaban el Himno Nacional, autoridades civiles y de la Iglesia impusieron la banda Presidencial al Cristo de Jalpan, como parte de los festejos indígenas al Santo Patrono de Ixmiquilpan, Hidalgo.

“Evidente porque quieren mucho a esta imagen, para ellos esta imagen es el centro de su vida cristiana y les ha hecho muchos favores, por eso le rinden lo mejor que tienen”, explicó Juan Pedro Juárez Meléndez, obispo de Tula, Hidalgo.

Solamente es un testimonio de religiosidad, no de oficialidad, así que debe de quedar muy claro, testimonio de religiosidad, que reconocemos que en momentos muy difíciles de la vida de nuestro país y del valle del mezquital pues nos salvó la vida”, indicó Pascual Charrez, presidente municipal de Ixmiquilpan, Hidalgo

Durante la celebración de la misa, el obispo de Tula, acompañado del alcalde, subieron al altar para colocarle al Cristo de Jalpan la banda presidencial, como una manifestación de amor y agradecimiento al ‘general de generales’.

“Es una tradición por años de aquí de nuestro Ixmiquilpan y es la fiesta más grande. Es una emoción tremenda, tremenda, la verdad yo dije que hasta el cuero se me enchina, da un escalofrío, es como cuando entonamos el himno nacional”, dijo María Luisa Acosta, vecina de Ixmiquilpan, Hidalgo.

Desde la llegada del señor de Jalpan a Ixmiquilpan, los feligreses han manifestado su fe.

“Pues la crónica nos ha hablado de más de 247 años, y que salió de una hacienda de Jalpan cerca de Huehuetoca y llegó a este lugar”, relató Juan Pedro Juárez Meléndez, obispo de Tula, Hidalgo.

“Ahora sí que desde que tiene uno, al menos de mi parte uso de razón, nos enseñaron a creer en él, y a adorarlo y a venerarlo, a tener mucha fe porque él es muy milagroso”, añadió Rosalía Ramos, vecina de Ixmiquilpan, Hidalgo.

La imposición de la banda presidencial es un homenaje del pueblo Hña Hñu para el Cristo de Jalpan, que por más de dos siglos ha protegido a los indígenas del Valle del Mezquital.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...