Cañizares acusa a Zapatero de llevar a España «al desastre»

Pese a que el recién nombrado presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela fue uno de los primeros en felicitar a Zaptero por su victoria en las elecciones y asegurarle que rezaba por él, las relaciones entre el Gobierno socialista y una parte de la jerarquía eclesiástica no parece que vayan a ser mejores que en la anterior legislatura.

Al menos es lo que se deduce de las palabras del cardenal arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, quien tras transmitir las felicitaciones de rigor al jefe del Ejecutivo reiteró las críticas habituales hacia la política de los socialistas.

Dos días después de las elecciones generales, Cañizares, entrevistado en el diario italiano Il Corriere della Sera, apuntó que “quien niega el derecho a la vida está en contra de la democracia y conduce a la sociedad hacia el desastre”. En su opinión, en España “está en curso una revolución cultural” que hace referencia a la “dictadura del relativismo” de la que ya habló el Papa al comienzo de su pontificado.

Línea dura
Aunque Antonio Cañizares se mostró dispuesto a colaborar con el Ejecutivo de Zapatero durante esta legislatura, a nadie se le escapa las duras declaraciones que la Iglesia ha hecho en contra del Gobierno socialista durante los cuatro últimos años. No obstante, el cardenal de Toledo, que representa a la línea más dura de la Iglesia española, subráyó que el episcopado colaborará con Zapatero “siempre y cuando se mueva en el camino de la Constitución y persiga, como hace la Iglesia, el bien común”.

Leyes que "niegan la naturaleza"
“No estamos contra el Gobierno”, reiteró, aunque sí matizó que “España representa la punta más avanzada de la revolución” del relativismo después de algunas leyes socialistas que, a su juicio, “niegan la evidencia de la naturaleza y de la razón, que confían al Estado la formación moral de los jóvenes, que se proponen fundar una nueva cultura basada en una concepción falsa de la libertad”.

"Hacia el desastre"
Según Cañizares, Zapatero “conduce a la sociedad hacia el desastre” y está “en contra de la democracia” porque “niega el derecho a la vida”, permitiendo leyes como la del aborto. “Digo que el futuro de nuestra sociedad se juega en una gran batalla cultural y que ningún católico, sea cual sea su partido, puede desertar”, añadió.

Proceso de paz
También se refirió al proceso de paz, tan criticado por la derecha durante toda la legislatura y advirtió que la unidad de España debe ser “un bien moral” que “todos debemos defender, por ejemplo, evitando cualquier negociación, cualquier reconocimiento político al terrorismo”.

Memoria Histórica
Por otro lado, criticó también la Ley de Memoria Histórica, aprobada a finales del pasado mes de diciembre, y señaló que “no es necesaria” argumentando que “el sufrimiento del pasado se puedo reparar de otras formas”. “Hacer una ley significa evocar y aumentar la división entre nosotros. Tenemos necesidad de más reconciliación, de más unidad”, lamentó.

"Rezo"
El arzobispo de Toledo destacó que Zapatero ha dicho “que no quiere repetir los errores”, y matizó: “Rezo para que encuentre el camino justo”. El recién elegido como presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, también afirmó que reza por Zapatero en la carta de felicitación que envió al presidente el día después de la jornada electoral.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...