Calvo insiste en que el Gobierno obligará a la Iglesia a pagar el IBI horas antes de reunirse con el nuncio, pero no contempla derogar los Acuerdos

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha insistido en que la Iglesia tendrá que pagar el IBI para los espacios que no sean de culto a lo largo de este mandato. La encargada de llevar las relaciones con las confesiones religiosas del Ejecutivo ha reiterado esa nueva fiscalidad para la Iglesia católica a horas de reunirse con el nuevo nuncio del Vaticano en España. «Vamos hacia una nueva fiscalidad mucho más justa y también la Iglesia va a concurrir», ha afirmado en una entrevista en la Cadena SER.

«Mantenemos una relación muy buena con la Santa Sede, pero tenemos calendario de trabajo por delante que yo le he podido contar al cardenal Parolin [el número dos del Papa] y que vamos a poner en marcha que tiene que ver con la fiscalidad», ha dicho en su respuesta a la pregunta sobre el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles: «Queremos que la Iglesia responda de la fiscalidad como en Francia o Italia».

Calvo ha asegurado que ya le trasladó esas propuestas al cardenal Parolin en una reunión que mantuvieron hace meses en el Vaticano: «Me dijo que por supuesto». El Gobierno tiene ya elaborado el listado de los casi 30.000 inmuebles inmtriculados «indebidamente» por la Iglesia. El compromiso de la coalición es hacer «las modificaciones legislativas oportunas para facilitar su recuperación».

«Tenemos que hacer reflexiones», ha afirmado Calvo al ser preguntada sobre si el Gobierno mantendrá la casilla del IRPF para la Iglesia. «Tiene que rendir cuentas de cómo administra los fondos que recibe a través de la Renta», ha añadido, ya que, matiza, esa partida debe ir destinada a política social.

También ha explicado que aspira a participar en una cumbre sobre educación que la Santa Sede va a celebrar. La propuesta del Gobierno es sacar del currículum académico la asignatura de religión.

La vicepresidenta ha destacado que las relaciones con la Santa Sede son buenas y ha agradecido que el Papa Francisco recibiera a la delegación española en exclusiva durante su última visita a Roma durante un acto de ascenso a religiosos españoles al que asistió.

Lo que no se plantea el Gobierno en este momento, de acuerdo al pacto suscrito por PSOE y Unidas Podemos, es la derogación de los acuerdos entre España y la Santa Sede, que es algo que sí que figura en el programa electoral de los socialistas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...