Beatus ille

…de nuevo se le dan argumentos para aprovechar una situación que solo generará confusión entre muchos ciudadanos que continuarán pensando que Estado español y catolicismo tienen un cordón umbilical incuestionable.

La expresión latina que da título al artículo la utilizó Horacio en una de sus composiciones poéticas (Epodos , 2,1) para definir la dicha de aquel que vivía alejado de los negocios, de las deudas, de las dianas que te llaman a la guerra, de los ataques, del foro o de los palacios. La condición de beato, desde el punto de vista etimológico, se identifica con ser feliz, dichoso o bienaventurado; desde la perspectiva católica, es una dignidad otorgada por el Papa y quienes obtienen la beatificación pueden recibir culto. El pasado domingo 498 españoles adquirieron esa condición; todos tienen en común, según la Iglesia, su condición de mártires de la fe, y se estableció que serán celebrados cada 6 de noviembre, es decir, dentro de unos días. Cada confesión religiosa, o cada grupo ideológico, tiene su martirologio, recientemente hemos vivido la polémica en torno a la figura de Ernesto Guevara , el Che , el gran mártir laico del siglo XX, al que ni siquiera le falta su iconografía, de la mano de su conocida y difundida fotografía. El siglo XIX español tuvo su martirologio civil, no sólo en la figura de los españoles representados en el famoso cuadro de Goya , sino en otros como el general Riego o la granadina Mariana Pineda . Y podríamos citar muchos más del siglo XX, con lo cual se generaría una extensa nómina, baste con recordar en este sentido a las jóvenes protagonistas del lamentable episodio que ha dado pie a una película (y antes a una novela): Las trece rosas . La cuestión que nos debería preocupar en estos casos es el criterio con el cual se asimila a esos personajes en su condición de mártires y la oportunidad de que ello se lleve a cabo.

Siempre me ha sorprendido que la jerarquía católica española haya sido tan crítica con todas las manifestaciones dirigidas a la recuperación de la memoria histórica, y no me refiero solo a la ley que mañana cubrirá su trámite parlamentario final, sino que me parece contradictorio que a una confesión religiosa que basa buena parte de su aparato propagandístico, ahí están la navidad o la semana santa, en rememorar todos los años acontecimientos relacionados con su tradición, es decir, con su memoria, les moleste que otros traten de recuperar y construir la suya. Desde la historiografía seria y solvente, nadie niega, ni deja de condenar, las manifestaciones violentas de anticlericalismo que se produjeron en 1934 y durante la guerra civil, pero quizá mucho más condenable fue la actitud de la mayoría del episcopado durante el conflicto y la dictadura, sin que hasta ahora haya habido el menor acto de contrición. La ceremonia del pasado domingo, entre otras cosas, no es sino una manera de dar respuesta al pensamiento laico, y para ello la Iglesia utiliza el caso (y la historia) de España, sabedora de que aquí cuenta con una base social, e ideológica, dispuesta a apoyar sus postulados.

Hay otra cuestión y es que, católicos o no, muchos votantes de izquierdas, y en particular del PSOE, no compartimos la decisión del Gobierno de enviar una representación al acto, no porque se trate de una ceremonia católica y seamos partidarios de un Estado laico, sino porque una vez más se transige con respecto a la Iglesia católica, de nuevo se le dan argumentos para aprovechar una situación que solo generará confusión entre muchos ciudadanos que continuarán pensando que Estado español y catolicismo tienen un cordón umbilical incuestionable. No obstante, conviene resaltar que se han escuchado voces críticas desde la posición de diversos sectores de fieles católicos, contrarios a esa beatificación masiva. Por ello quiero pensar que muchos de los nuevos beatos, si pudiesen hablar, no señalarían su nueva condición como un estado de felicidad ni de bienaventuranza.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...