Barberá cede al Arzobispado parcelas a precios por debajo de mercado

El PSPV considera que el perjuicio económico para Valencia es de 11 millones de euros

El Partido Popular ha colado en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valencia la entrega en propiedad al Arzobispado de los templos construidos en seis parcelas públicas a precios irrisorios. El Consistorio que preside Rita Barberá firmó hace 14 años un convenio con la Iglesia para disponer durante 75 años en concesión del solar de L’Almoina, donde hoy se levanta uno de los museos de la capital, con una plaza pública en la superficie a espaldas de la basílica.

El Ayuntamiento dio a cambio seis solares municipales para la construcción de otros tantos templos en la ciudad, también en concesión y previo pago de un canon anual. Además, entregó de manera gratuita una plaza anexa a la basílica en la plaza Cors de la Mare de Deu para la posible ampliación del complejo religioso. Se fijó un canon simbólico —12 euros al año— dado que era un convenio que no tenía ánimo de lucro.

El Gobierno del PP ha aprovechado la revisión del PGOU, que inició su tramitación administrativa la semana pasada, para sustituir el convenio del año 2000 por otro nuevo, en el que se deroga el régimen de concesión y se formaliza la propiedad de los templos construidos en las parcelas públicas. Los socialistas denuncian que el nuevo convenio no se ha sometido a la aprobación de la Junta de Gobierno sino que se ha solventado con una resolución de alcaldía repleta de errores en los índices de edificabilidad.

El solar de l’Almoina, propiedad del Arzobispado y con una superficie de 2.308 metros cuadrados, ha sido tasado por el servicio municipal de Patrimonio en 6,5 millones de euros, el doble del valor que tendría si se expropiara. La Iglesia construyó templos en solo cuatro de las seis parcelas públicas, concretamente en la avenida de Blasco Ibáñez, Campoamor, Marina Baixa (iglesia dedicada al Opus) y Luis García Berlanga, (donde se erige el templo de los Mártires). Esos suelos se han valorado por parte del Ayuntamiento en 700 euros el metro cuadrado edificado, cuando los precios de mercado multiplican por cinco esta tasación. Además, se subestima la edificabilidad prevista. Y un último despropósito, en opinión de los socialistas: la parcela pública que el Consistorio cedió a la Iglesia hace 14 años sin coste alguno para que la utilizara como templo al aire libre se valora hoy en un millón de euros y se computa en el nuevo convenio a favor del Arzobispado a pesar de que éste ha abandonado el proyecto.

El resultado de la operación es que el Arzobispado tendrá que pagar por todas las parcelas menos de 300.000 euros. “Lo correcto es que una empresa de tasación hubiera valorado estos terrenos”, sostiene el edil socialista Vicent Sarriá, “porque es evidente que se han cuadrado los números sin ningún rigor”. Este grupo valora el perjuicio económico a las arcas municipales del nuevo convenio en 11 millones de euros. “Los números se han cuadrado a martillazos”, resume el concejal.

Iglesia en la avenida de Blasco Ibáñez Valencia

Iglesia en la avenida de Blasco Ibáñez de Valencia, una de las construidas en solares públicos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...