Aznar se confiesa con Rouco Varela

La opinión pública anda un tanto desorientada al enterarse de que nuestro ex presidente del Gobierno, José María Aznar, acudirá a la manifestación que hoy se celebrará por las calles de Madrid en contra de la reforma de la Ley del abo

Los ciudadanos se preguntan, no sin un punto de razón, que cómo es posible que una persona que tuvo en sus manos todas las posibilidades de volver a penalizar a las mujeres que matasen a sus propios hijos, cualesquiera que fuesen las circunstancias de su embarazo, acude, ahora, a manifestarse contra de este vil asesinato.

En estos tiempos de espionaje y de conversaciones grabadas me ha llegado una cinta que podría explicar y esclarecer con todo fundamento y verosimilitud la presencia de nuestro inefable José María Aznar en la concentración pro vida de Madrid.

Sabido es que la religión católica, a la que pertenece nuestro ex presidente, perdona las debilidades de sus hijos en Cristo, cualquiera que sea la gravedad del pecado en el que éstos hayan incurrido. Pues bien, he aquí reproducido el documento que recoge la confesión realizada por José María Aznar a nuestro, sin par, cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio Rouco Varela.

Y advierto que, por mucho que se me presione, no voy a desvelar la fuente que me ha suministrado la información. Es un secreto profesional que no desvelaré, como tampoco se atreverá a contradecirme monseñor Rouco que está sujeto al secreto de confesión. Allá va la transcripción:

Rouco Varela: Ave María Purísima.
José María Aznar: Sin pecado concebida. Bendígame padre porque he pecado.
R. V.: Cuéntame hijo. Si estás realmente arrepentido, Dios perdonará tus pecados.
J. M. A.: Pues ocurre que cuando fui presidente del Gobierno durante dos legislaturas consecutivas no anulé la Ley del aborto.
R. V.: Y dime hijo, ¿Cuántos abortos se produjeron en esos ocho años?
J. M. A: Me dicen que unos quinientos mil.
R. V.: Bueno hijo, Dios es todo Misericordia. ¿Estás arrepentido y has hecho firme propósito de la enmienda?
J. M. A.: Sí, padre.
R. V.: Mira hijo, el próximo sábado habrá una manifestación contra este brutal genocidio, que saldrá desde la Puerta del Sol de Madrid, así que como penitencia te impongo que acudas a ella.
J. M. A.: Acudiré a la manifestación, padre.
R. V.: No esperaba menos de ti, hijo. Dios, Padre misericordioso, que reconcilió consigo al mundo por la muerte y la resurrección de su Hijo y derramó el Espíritu Santo para la remisión de los pecados, te conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz. Y yo te absuelvo de tus pecados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
J. M. A.: Amén.

Espero que con la transcripción de este excepcional documento habrán quedado despejadas todas las prevenciones y malos pensamientos que hayan podido albergarse contra José María Aznar. Al parecer, existen documentos similares sobre la confesión de Jaime Mayor Oreja, Ignacio Astarloa y, en fin, todos aquellos políticos populares con responsabilidades de gobierno en legislaturas anteriores que han confirmado su asistencia a la manifestación.

¡Que tranquilidad de espíritu se debe sentir cuando habiendo hecho algo que vulnera tus más sólidos principios, dios te perdona y puedes arremeter contra los demás por hacer lo mismo que tu hiciste!

La mezquindad de los que así actúan sólo tiene un parangón; el de la supuesta infinita misericordia del dios en el que creen.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...