Aumentan los profesores de religión en España, pero baja el alumnado

Se incrementan las tendencias que confirman el «distanciamiento» entre la ciudadanía y las prácticas religiosas, especialmente con la Iglesia católica, pese a que no se ha traducido en una pérdida de ingresos en la institución a través de la asignación tributaria.

El número de docentes de la asignatura de religión se ha incrementado en España un 36% los últimos cuatro cursos, mientras que el alumnado se ha reducido un 7,9%, según un estudio de la Fundación Ferrer i Guardia, que apunta que Catalunya es la comunidad con más estudiantes que cursan materias alternativas.

De acuerdo con el informe, que analiza la evolución de la religiosidad y el laicismo, se han incrementado las personas que se declaran no religiosas, lo que confirma el proceso de secularización de la sociedad española.

En el ámbito educativo, en España crece hasta el 36% el número de alumnos de Primaria que cursan actividades alternativas a la religión, aunque en la ESO ese indicador baja y se sitúa en el 42%, en base a los datos del curso 2017-2018, los más recientes que ha publicado el Ministerio de Educación.

El tipo de centro educativo también marca la diferencia, ya que las escuelas públicas cuentan con una mayor proporción de alumnos que cursan materias que no son religión (el 42,1% en Primaria y el 55,1% en Secundaria) que los colegios privados (el 27,4% y el 36,9%, respectivamente) y los concertados (13,4% en Primaria y 16,2% en ESO).

En este sentido, apunta la fundación, se incrementan las tendencias que confirman el «distanciamiento» entre la ciudadanía y las prácticas religiosas, especialmente con la Iglesia católica, pese a que no se ha traducido en una pérdida de ingresos en la institución a través de la asignación tributaria.

Un 29,3% es ateo, agnóstico o no creyente

Así, si bien cada vez hay menos personas que marcan la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta (el 12 % en 2016, el último año con datos fiscales disponibles), la institución recibió 232 millones de euros ese mismo año, la cifra más alta de toda la serie histórica.

El documento señala además que, en el primer trimestre de 2020, un 29,3% de los españoles se consideraba ateo, agnóstico o no creyente, mientras que, del resto, el 67% decía ser católico.

En Catalunya la cifra de no religiosos sube hasta el 41% y es, junto a Navarra, la comunidad con un porcentaje más elevado, 10 puntos por encima de la media estatal, frente a Ceuta, Melilla y Murcia, las regiones con más creyentes.

Más de la mitad de las personas de entre 18 y 24 años y casi el 50% de las que tienen entre 25 y 34 años dicen no ser religiosas, frente a la población mayor de 65 años, entre la cual solo el 10% se declara atea o agnóstica.

Paralelamente, crece hasta el 63,5% el número de no practicantes entre los creyentes.

De hecho, en España solo dos de cada diez personas se declaran católicos practicantes, una cifra que se ha reducido a la mitad en los últimos 15 años.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...