Algunas perlas del profesor Andrés Ollero, ex diputado del PP y miembro del Opus

COMENTARIO: En realidad toda la entrevista es una "perla", que permite conocer el pensamiento de Opus y el catolicismo oficial. Hay que ser religioso a la fuerza, si no, no eres ni persona. Como en España la Constitución me beneficia, aquí hay que respetar la Constitución, aunque donde es minoría digan lo contrario, por no hablar de aceptar otras religiones, multiconfesionalismo, vale; pero no tener creencias es inhumano.


"El que gana las elecciones se cree con derecho a imponer su moral"

Catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, antiguo portavoz del PP en la Comisión de Justicia del Congreso, es autor del libro "Un estado Laico. La libertad religiosa en perspectiva constitucional"

Jurista, invitado por la Facultad de Derecho de la Universidad de Navarra, explica que dejó el Congreso en el 2003 no por alejarse de la imagen cuestionable que proyectan los políticos y la justicia, sino por amor a la docencia y por entender que "un político puede marcharse de la política con naturalidad sin ningún motivo escandaloso para irse"

Opina que cuando se reclama a los políticos eficiencia y acuerdos, "los parlamentarios, sobre todo, no consiguen que el ciudadano entienda su labor".

¿A los políticos se les ve más cómodos en el enfrentamiento?

Cuando hay conciencia de que hay una situación de emergencia, sí que hay acuerdos. Hay un pacto en el País Vasco sin que se sepa muy bien qué puede obtener el Partido Popular como partido. Creo que lo que falta es conciencia de que estamos en situación de emergencia, que no hay mutua confianza y se piensa que, en el fondo, estamos ante una operación cosmética.

Estudia las decisiones del Constitucional en materia religiosa. ¿La religión debe pertenecer al ámbito de lo íntimo o entrar en el escenario de lo público?

Entra en el escenario de lo público. Y cuando se pretende expulsarla del escenario público se fabrica una religión alternativa: una religión civil. Este Gobierno organiza en una universidad pública, en Valencia, un curso de formación para imanes. Se han matriculado 45, han preparado los menús adecuados y una sala orientada hacia la Meca. Y me parece muy bien porque lo dice la Constitución. Lo que no entiendo es que esos mismos señores quiten los crucifijos. ¿Por qué? Porque para ellos lo relacionado con el Islam hoy no significa poder y, por tanto, no hay problema, mientras que la Iglesia Católica es una especie de poder intruso que sin ganar elecciones pretende decirle a la gente qué es moral y qué es inmoral.

Observamos cada vez más, en el mundo y en España, que la asociación religión y política se traduce en conflictos y recelo. ¿Qué futuro vislumbra?

Creo que en el viaje que ha hecho el presidente Zapatero a Norteamérica le han dado una lección de laicidad positiva. En el fondo, lo que le han dicho a Zapatero en Norteamérica es: aquí somos gente normal. Y la gente normal se reúne por motivos religiosos y cada cual tendrá su punto de vistaUna sociedad donde la religión no esté presente es anormal. El problema es que algunos entienden la autoridad moral como poder. Y eso lleva a dos consecuencias: que no se está dispuesto a compartir el poder, y que se piensa que el que gana unas elecciones gana con ello el derecho a imponer su moral. Y es lo que están haciendo.

Algunos credos reclaman igualdad de condiciones en todo y para todos los grupos religiosos. ¿Le parece conveniente?

Lo conveniente es aplicar la Constitución que dice dos cosas: que los poderes públicos deben cooperar con las confesiones religiosas y que esa cooperación sea la consiguiente a las creencias de la sociedad española. Hay quienes hablan de igualdad religiosa, pero no les he oído hablar de igualdad ideológica. No he oído a nadie del PSOE preocupado porque IU tenga pocos diputados. Si en lo político es normal que uno tenga menos que otro, en lo religioso igual.

¿Qué dogmas o conductas religiosas van contra la Ley?

Según la Constitución únicamente se puede prohibir lo que afecte al núcleo fundamental de derechos. Por ejemplo, el Tribunal Constitucional anuló una sentencia por la que se prohibía a la secta Moon su inscripción como entidad religiosa. Si hubiese una religión que en sus comportamientos fuese contra derechos fundamentales evidentemente estaría prohibida.

Existen casos de fallecimientos por negarse a una transfusión de sangre o casos de matrimonios concertados con menores…

Se reconoce a los Testigos de Jehová que si ellos consideran en conciencia que algo es malo no deben hacerlo. También está el problema del reconocimiento del matrimonio por el rito gitano que, por como se practica el rito sobre la virginidad, puede rozar con aspectos básicos de lo que es la integridad moral de la mujer. Pero salvo situaciones extremas la jurisprudencia que estudio en el libro es enormemente abierta.

¿Las personas deberían estar por encima de los partidos, los pueblos, y las religiones?

Es que una persona sin ideas, sin religión y sin cultura no es persona. Tenemos algo en la cabeza y en el corazón: ideas, creencias y sentimientos que hay que respetar.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...