Adoctrinamiento en las escuelas públicas o el poder oculto del Opus Dei

Recortes, desempleo, corrupción a todos los niveles, prepotencia política. Cada mañana, a la hora del desayuno, nos despertamos con malas noticias y para colmo asistimos a cómo la Iglesia, discretamente, se ve protegida y obtiene cada vez más poder cada día. El proyecto LOMCE para la escuela publica es un escándalo y una manipulación intelectual increíble por parte del Gobierno; se confirma que continúa el adoctrinamiento católico en la escuela pública.

Esta ley, tras eliminar la Educación para la ciudadanía, acusándola de adoctrinar ideológicamente, sigue manteniendo el adoctrinamiento ideológico de la religión en la escuela y la financiación de los centros católicos a través del régimen de conciertos, conservando las disposiciones adicional 2ª y 3ª de la LOE, que potenciaban la religión en la escuela pública y otorgaban relevancia profesional al papel de las personas designadas por los obispos católicos. Es más, en clara concesión a la jerarquía católica, que viene reclamando la existencia de una alternativa evaluable a la asignatura de religión para evitar la fuga del alumnado de esas clases de adoctrinamiento, esta ley obliga a que todo el alumnado tenga que cursar la asignatura de religión católica o de Valores culturales y sociales, como alternativa evaluable.

Dado que la nota de estas asignaturas contará para repetir curso las familias volverán a elegir la religión católica, donde tienen buena nota asegurada, como nos dicen las estadísticas. Se extiende el adoctrinamiento incluso hasta Bachillerato, pues entre las asignaturas específicas de las que se debe cursar un mínimo de 2, aparece la Religión, por encima incluso del nivel de la Lengua cooficial y literatura, que queda como asignatura de “especialidad”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...