Acelerón en la reforma de la Ley de Libertad Religiosa «en este período de sesiones»

El Observatorio de Laicismo censura la presencia de concejales y alcaldes en las procesiones de Semana Santa

El esquema era fácil. Aprovechar el fervor religioso de Semana Santa para lanzar el mensaje de la necesidad de una nueva nueva Ley de Libertad Religiosa. Por una parte, la filosocialista asociación de consumidores Facua, advertiría que los pasos nos cuestan un pastón. No menos de 150 euros por cofrade. Luego, La Sexta, la amiga de ZP, advertiría del coste que para los ayuntamientos supone la limpieza de las velas en la calzada. Posteriormente, el Observatorio de Laicismo emitiría un informe sobre la “escandalosa” presencia de concejales y alcaldes en las procesiones de Semana Santa.

Y les ha faltado el JJ Benitez o el Brown con una historia pseudocientífica negando la resurrección de Cristo. Un fallo… Pero con todo el terreno preparado, era el momento de volver a lanzar la especie de la reforma de la Ley de Libertad Religiosa. Nada menos que el informativo de TVE de mediodía del Domingo de Resurrección emite un reportaje en el que plantea la necesidad de actualizar una norma aprobada hace ahora 30 años.

Los ortodoxos reclaman su derecho a tener la “X” en el IRPF. No saben lo que dicen. Actualmente reciben proporcionalmente mucho más dinero por la Fundación Pluralismo y Convivencia que el que recibe la Iglesia Católica. Porque por mucho que se esgrima que la Iglesia recibe 6.000 millones de euros, la realidad es que el dinero que recibe la Iglesia es un chollo comparado con el beneficio social que aporta.

Pero lo más grave es un tema aparentemente técnico. El director de Asuntos Religiosos, José María Contreras, apunta a que la nueva norma dará paso a la participación local y autonómica en los permisos para levantar nuevos templos. Eso quiere decir que serán los ayuntamientos quien asuman las competencias para edificar nuevas mezquitas. El Gobierno, hasta ahora ahora las había frenado por motivos de seguridad. Ahora podrían abrirse con dinero de dudosa procedencia con unos imanes absolutamente descontrolados. Aquí radica el verdadero problema.

De rondón, De la Vega se da la satisfacción de atizar a los ‘casposos’ curas. Un problema de juventud no resuelto, porque ella es de las devotas del colegio Jesús y María. Y Zapatero consigue dar un paso más en el proyecto de sociedad laicista con el que sueña y de paso, distrae la atención de la crisis. Pero hasta los más laicistas ya advierten que la maniobra de distracción no dará el resultado apetecido.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...